¡Fuera tabús! Acerca del cáncer de próstata

Actualmente en México, el cáncer de próstata es la segunda causa de muerte en varones
Comandado por un médico especialista, hoy el Sistema Quirúrgico Da Vinci es la opción menos invasiva y más avanzada en cirugía robótica.
Comandado por un médico especialista, hoy el Sistema Quirúrgico Da Vinci es la opción menos invasiva y más avanzada en cirugía robótica. (Foto: Cortesía)

El cáncer de próstata es silencioso, imperceptible casi hasta su etapa final y se aprovecha del miedo o la vergüenza. Actualmente en México, de los hombres que padecen esta enfermedad, solo a dos de cada diez se les diagnostica a tiempo, los otros ocho inician un tratamiento contra el cáncer cuando este ya se diseminó a otros órganos.

Así, esta enfermedad ha escalado hasta convertirse en la segunda causa de muerte de varones en el país, solo después del cáncer de pulmón.

Las cifras son escalofriantes. Mientras en Estados Unidos la mortandad a causa del cáncer de próstata disminuyó 1.8% en los últimos cinco años, en México ha aumentado 32% en el mismo periodo esto, según el doctor Aarón Torres, médico especialista en urología del Hospital Ángeles, se debe a que los hombres sienten miedo o vergüenza al visitar al urólogo, “el tema es cultural”, explica el también especialista en cirugía robótica, “hay un tabú muy fuerte alrededor de esto y creen que el chequeo físico será terrible. Lo cierto es que no dura ni 5 segundos”.

Las cifras son claras. Según el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) esta enfermedad afecta a uno de cada siete hombres y a partir de los 65 años, son más vulnerables, “aunque en los últimos cinco años se ha visto un aumento de casos en hombres jóvenes, de 40 años o menos”, señala el médico.

En realidad, explican las autoridades sanitarias, este cáncer avanza lentamente, no es tan agresivo y de rápido crecimiento como otros, y de detectarse a tiempo las posibilidades de supervivencia aumentan, incluso de los pacientes que llevan un tratamiento adecuado y en las primeras etapas, 75% vive más de 10 años y generalmente las causas de muerte son otras no asociadas a este mal.

Sin embargo, en México 80% de los casos se detecta en estados muy avanzados, cuando el cáncer de próstata ha ocasionado metástasis y se ha diseminado a otros órganos, sobre todo a los huesos, “muchos pacientes llegan cuando ya presentan otras molestias y los demás órganos ya están dañados”, dice Torres.

Factores de riesgo, ¿cuáles son?

Lo cierto es que cada paciente es distinto y, aunque aún no se han encontrado las causas concretas que lo provocan, los especialistas han encontrado factores que pueden afectar el riesgo de un hombre a padecer esta enfermedad.

Según la American Cancer Society, entre lo principales factores de riesgo se encuentran:

• La edad, la mayoría de los casos se detectan en hombres mayores de 65 años.

• Antecedentes familiares.

•Alimentación, los hombres que consumen muchas carnes rojas y productos lácteos y no comen alimentos vegetales suficientes, tienen más riesgo.

•Obesidad, aunque no está comprobado que la obesidad sea una causal directa, sí se ha encontrado que los hombres obesos tienen menos tendencia a la forma menos peligrosa de la enfermedad, pero más riesgo a un cáncer de próstata más agresivo.

Hasta ahora, los investigadores no han encontrado una asociación directa entre el cáncer de próstata y el tabaquismo o enfermedades de transmisión sexual, por lo que no se consideran factores determinantes de riesgo.

Nuevas tecnologías

Anteriormente, cuando a un hombre le era detectado cáncer de próstata y debía someterse a una cirugía, ésta era abierta, lo cual tenía un alto grado de riesgo. Actualmente, comandado por un médico especialista, es un robot el que realiza las cirugías.

El llamado sistema quirúrgico Da Vinci es hoy una de las opciones menos invasivas y más avanzadas en cirugía robótica.

Entre sus beneficios se encuentra una hospitalización más breve -los pacientes son dados de alta al siguiente día-, menos dolor y menos riesgo de infección, también una menor pérdida de sangre, cicatrices más pequeñas y una mejor recuperación en la continencia urinaria, así como una rápida recuperación de la función sexual.

“El resultado oncológico es mejor incluso que la cirugía tradicional”, asegura el doctor Torres, quien fue el que trajo a México este sistema quirúrgico.

Actualmente, además del Hospital Ángeles de la Ciudad de México, en el sector público también se hacen cirugías con este sistema en los hospitales Centro Médico Nacional 20 de Noviembre, Gea González y el Hospital Militar.