EU condena intento del presidente de Sudán de asistir a Asamblea de ONU

Washington rechaza conceder el visado a Omar al Bashir para viajar a Nueva York al estar requerido por la Corte Penal Internacional (CPI) por "genocidio, crímenes de guerra y crímenes contra la ...
Omar al Bashir (c), presidente de Sudán
Omar al Bashir (c), presidente de Sudán (Reuters)

Washington DC -Baltimore

El Gobierno de Estados Unidos afirmó hoy que ha recibido una solicitud de visado del presidente de Sudán, Omar al Bashir, para viajar a Nueva York y asistir a la Asamblea General de la ONU, y condenó ese acto debido a que el mandatario está requerido por la Corte Penal Internacional (CPI).

"Condenamos cualquier esfuerzo del presidente Al Bashir de viajar a Nueva York, dado que está acusado de genocidio, crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad por parte de la Corte Penal Internacional", dijo una portavoz del Departamento de Estado, Marie Harf, en conferencia de prensa diaria.

"Antes de presentarse en la sede de la ONU, el presidente Al Bashir debería presentarse en la sede de la CPI en La Haya para responder por los crímenes de los que se le acusa", agregó.

La portavoz no precisó si el Gobierno estadunidense planea denegar el visado a Al Bashir y tampoco indicó si arrestaría al mandatario en caso de que viaje a territorio norteamericano para asistir a la Asamblea General de Naciones Unidas, que tendrá lugar del 22 al 27 de este mes. La CPI ha emitido dos ordenes de arresto internacional contra Al Bashir, por crímenes de lesa humanidad y genocidio.

La Corte acusa a Al Bashir de haber cometido en Darfur cinco tipos de crímenes de lesa humanidad (asesinato, exterminio, traslado forzoso, tortura y violación) y otros dos de crímenes de guerra (dirigir intencionalmente ataques contra la población civil o contra civiles que no participaron en las hostilidades y los saqueos).

Además, se le presentan tres cargos de genocidio cometidos contra los grupos étnicos fur, masalit y zaghawa. El conflicto en Darfur se desató cuando grupos insurgentes se levantaron en armas en febrero de 2003 contra el régimen de Al Bashir, que llegó al poder mediante un golpe de estado en junio de 1989, y en protesta por la pobreza y la marginación que sufre la región.

Desde entonces, la guerra civil ha causado 300 mil muertos, según datos de la ONU, y 2.7 millones de desplazados.