EU buscará combatir el uso de smartphones en peatones

Los accidentes de peatones relacionados con el uso de teléfonos móviles se duplicó entre 2005 y 2010 en Estados Unidos por lo que buscan iniciativas dirigidas a combatir este "caminar distraído".
El gobierno de EU está planeando tomar cartas en el asunto contra el "distracted walking" (caminar distraído).
El gobierno de EU está planeando tomar cartas en el asunto contra el "distracted walking" (caminar distraído). (Shutterstock)

Washington

La escena ya forma parte del día a día: un peatón cruza con la cabeza agachada, concentrando la mirada en su smartphone. El semáforo se pone rojo, los conductores comienzan a pitar y no se descarta que incluso pueda producirse un pequeño accidente. En Estados Unidos, el "distracted walking" (caminar distraído) es más bien la regla que la excepción. Y el gobierno se está planteando tomar cartas en el asunto.

Nueve de cada diez estadunidenses tienen actualmente un celular. Según un estudio del Pew Research Center, más de dos tercios de ellos controlan regularmente su teléfono por si hay novedades, aunque éste no suene ni vibre, y no dudan en hacerlo en medio de la calle. En 2012, investigadores de la Universidad de Washington observaron varios cruces en la ciudad de Seattle y el resultado fue que más del 15 por ciento de los más de mil 100 viandantes estaba entretenido con su smartphone, aunque el cruce estuviera muy concurrido.

"Caminar distraído es, en principio, igual que conducir distraído. Y ambos están aumentado", señala Jack Nasar, profesor de planificación urbanística de la Universadad de Ohio. El experto realizó el año pasado una investigación en la que concluyó que el porcentaje de accidentes de peatones relacionados con el uso de teléfonos móviles se duplicó entre 2005 y 2010. Ese año, más de 1.500 viandantes tuvieron que ir al hospital tras caminar escribiendo o hablando por teléfono.


Al igual que en muchos países, en varios estados norteamericanos está prohibido el uso del celular durante la conducción. Pero esta norma es más difícil de aplicar entre los peatones y se ha convertido en un quebradero de cabeza en muchas ciudades. Ahora, el Departamento de Transporte se ha hecho cargo de la situación y está experimentando en Portland (Oregón) con autobuses cuyo objetivo es asustar a los viandantes despistados.

Desde varios altavoces instalados en los vehículos se escuchan frases como "peatón, el autobús va a girar".

Desde marzo, 45 autobuses de la compañía local TriMet han sido equipados con distintos sistemas de alarma. "Queremos comprobar cuál es la mejor forma de alertar al peatón, especialmente cuando el autobús toma una curva", explica Harry Saporta, responsable de seguridad de TriMet. Así, desde varios altavoces instalados en los vehículos se escuchan frases como "peatón, el autobús va a girar". También se está probando la eficacia de señales visuales como la iluminación con luces LED.

El Departamento de Transporte ha invertido 400 mil dólares (unos 290 mil euros) en esta iniciativa de seis meses. Por ahora, no está claro si tras la fase de prueba estos autobuses seguirán funcionando a largo plazo, declara Saporta. Aunque en las calles de Cleveland, en el estado de Ohio, ya circulan autobuses con este tipo de equipamiento.

En Idaho, escribir mensajes de texto mientras se pasa por un cruce o un paso de cebra está prohibido desde 2011.

Por otro lado, las iniciativas dirigidas a combatir este "caminar distraído" con multas han fracasado mayoritariamente hasta la fecha. Por ejemplo, en el estado de Utah las autoridades en materia de transporte querían multar con 50 dólares a quienes escribieran sms, hablaran por teléfono o llevaran auriculares en las proximidades de los andenes, pero el Parlamento estatal se pronunció en 2012 contra la propuesta. "Esto se pasa del objetivo, pronto tendremos una ley para todo lo que hacemos en sociedad", dijo el republicano Val Peterson al diario "Salt Lake Tribune".

También el profesor Nasar duda de la justificación de este tipo de normativas. "No creo que las ciudades tengan capacidad de introducir normas fijas para peatones", declara. Es más bien una cuestión de educación: "Los padres deben decir a los niños que cuando caminen, no utilicen sus smartphones. No hay otra manera de cambiarlo".

No obstante, hasta ahora al menos una ciudad estadunidense ha dictado una norma al respecto: en Rexburg, estado de Idaho, escribir mensajes de texto mientras se pasa por un cruce o un paso de cebra está prohibido desde 2011. Quien incumpla la norma deberá pagar una multa de unos 100 dólares (72 euros). Una cantidad como para pensárselo dos veces antes de sacar el smartphone del bolsillo.