Motos preparan extinción de lagartija en Dunas de Bilbao

Con su fuerte paso destrozan la arena y andan en este lugar sin regulación. "Destruyen mucha madriguera y pueden atropellar a los animales", dijo Gamaliel Castañeda, investigador en la UJED.

Comarca Lagunera

La arena de las Dunas de Bilbao es suave, dorada y muy antigua. Escenario ideal donde el cielo azul brilla sobre el horizonte. Este lugar se formó hace millones de años con depósitos de arena que traían los ríos Nazas y Aguanaval, según informó el biólogo experto en herpetología Gamaliel Castañeda, académico e investigador en la Universidad Juárez del Estado de Durango.

Es un hábitat vulnerable. Con frecuencia al pensar en el desierto, se piensa en la ausencia de vida. Pero en las Dunas de Bilbao, ha proliferado de manera espectacular, con especializaciones anatómicas que no tienen otros animales parecidos en todo el mundo.

Vive ahí la lagartija Uma Exsul, una especie endémica y que actualmente corre peligro de extinción. Existen poblaciones aisladas de este mismo tipo de reptil en otros lugares similares, a saber cerca de Parras y en las inmediaciones de San Pedro.

A la Uma se le conoce como "lagartija nadadora", pues sus patas especialmente adaptadas, la hacen correr a una velocidad que parece que va nadando sobre la arena. También le dicen "lagartija arenera de Coahuila".

“En La Laguna tenemos un comportamiento depredador muy fuerte. Los recursos naturales están muy deteriorados. Los recorridos en las Dunas o en otros lugares podrían ser más didácticos”, agregó el biólogo.

Últimamente las Dunas se han popularizado en afanes de atraer turismo, bajo la premisa del mal llamado "turismo de aventura". A bordo de motocicletas de cuatro llantas, hay gente que no duda en pasar encima de los animales o plantas que ahí viven.

"La lagartija Uma Exsul sí es una especie en extinción. Lo consideramos así por su área tan reducida de distribución y su alta dependencia al sistema de dunas. Como todo reptil, si ellas se calientan o enfrían mucho, mueren, tienen que termo regular su metabolismo", indicó Castañeda.

Posiblemente los señores de las motos no sepan que ahí vive este animalito que tiene más de 4.5 millones de años de evolución.

La entrada a las Dunas cuesta diez pesos. Los ejidatarios comentan que han intentado cobrar 50 pesos por moto, además de los otros diez pesos por persona, pero los motociclistas no los quieren pagar. La ganancia resulta en realidad una pérdida. Romper de tajo con millones de años evolutivos, a cambio de diez pesos no es costeable.

“Nos presumen que sus motos valen 600 mil pesos”, señala uno de los encargados. Tampoco con eso se puede pagar una restauración al romper un sistema ecológico. Con el paso de las motos, se destrozan las dunas y andan en este lugar sin regulación.

“Destruyen mucha madriguera y pueden atropellar a los animales”, destacó el investigador Castañeda.

Cada especie cumple una función en la cadena trófica. Por ejemplo la Uma es alimento para animales como los correcaminos, verdugos, cuervos, coyotes o serpientes.

A la par, es depredadora de moscos, abejas, comen plantas o flores pero sus favoritos son los invertebrados. Si llega a faltar, la cadena se rompe.

“En este caso, sería un registro moralmente negativo para nosotros. Somos responsables de que una especie se mantenga o se extinga. Ya tenemos el primer registro de una especie extinta en la región, la Tortuga de Fango de Viesca, declarada extinta en 2000. Vivía en los humedales de Juan Guerra”.

Como se sabe, estos humedales desaparecieron. En su momento se usaron en la agricultura, o se desvió el agua a las viviendas. Viesca se quedó sin agua y al desaparecer el hábitat, la tortuga desapareció.

Una marca de vergüenza para la región, donde los laguneros no tuvimos la capacidad de resguardar algo así de valioso. Y no es sencillo explicar por qué se debe proteger un espacio así, sobre todo si el impacto no es económico o de salud.

Animales como las lagartijas son importantes por ejemplo al comer moyotes, principales transmisores de enfermedades como Zika, Chinkungunya o Dengue.

¿Por qué son importantes las lagartijas? “Hay investigaciones en EU que indican que un mosco que pica a una persona después de haber picado a una lagartija, genera una enfermedad menos virulenta que sí por ejemplo picó a un ratón”, comenta Gamaliel Castañeda.

En México la investigación cientí fica no cuenta con recursos de esta índole, pero se pudo ya establecer, allá al otro lado del Río Bravo, que hay algo que las lagartijas tienen muy bueno y podría incluso favorecer la salud humana.

Apenas hacia mitades del siglo XX se describió la especie Uma Exsul. Falta mucho por aprender de ella.

Pero además, en fechas tan tempranas como mitades de la década del 2000, se dieron descripciones de un solífugo (las famosas “madres de alacrán”, que no pican por cierto), y una planta, especies que probablemente también son endémicas de las Dunas y están en la misma vía de la extinción de la lagartija.

Usar las motos para “divertirse”, o el desmonte, u otras actividades humanas que se pierden en la inconsciencia, fragmentan los hábitat de las especies y reducen sus espacios, haciéndolas más vulnerables.

“Esta es información que debemos usar en el sentido de tomar mejores decisiones. Valorar ventajas y desventajas y decidir”, dijo Castañeda.

Otra cuestión es que con las presas que hay en los ríos laguneros, también peculiares al ser endorréicos, es decir, no desembocar en el mar, el depósito de arenas en las Dunas ha disminuido. Y las que quedan pueden terminarse.

Tal vez a usted no le gusten las lagartijas. Pero la Uma Exsul es una belleza. Es de un color arena muy suave que se vuelve carmesí en épocas de apareamiento, para correr en la arena, el dedo más largo de la pata trasera tiene escamas parecidas a un peine que le dan mayor tracción.

Usar las motos para “divertirse”, o el desmonte, u otras actividades humanas que se pierden en la inconsciencia, fragmentan los hábitat de las especies y reducen sus espacios, haciéndolas más vulnerables. 

La parte superior de la boca se traslapa con la inferior y parece que tienen una pala, con la que se facilita su entrada en la arena.

En los ojos y las narinas, tienen escamas de alta especialización biológica que le permiten cerrar para que la arena no entre en su organismo. Una maravillosa evolución que le ha dotado de características únicas.

“En La Laguna tenemos un comportamiento depredador muy fuerte. Los recursos naturales están muy deteriorados. Los recorridos en las Dunas o en otros lugares podrían ser más didácticos”, agrega el biólogo.

Un grupo de científicos, incluido el mismo Gamaliel Castañeda, hicieron un estudio evaluando la riqueza de lagartijas endémicas en los desiertos del norte de América: el desierto Chihuahuense, el de Sonora, el de Arizona, la Gran Cuenca y el de Mojave.

La sorpresa fue que es precisamente en La Laguna, donde se encontraron alrededor de ocho especies de lagartijas y tres de tortugas, en áreas protegidas, que son exclusivas de esta parte del mundo. Los reptiles no son los únicos, pues hay más especies de animales o plantas, también descuidados por nosotros mismos.

“Nosotros deberíamos tener un actuar más responsable en la conservación de estas especies endémicas y otros grupos biológicos. Estamos dando evidencia de que nosotros tenemos una historia evolutiva muy diferente a las demás con la presencia de estas especies endémicas”.

Atentar contra una especie única en la región constituye un verdadero problema, y lo peor de todo, es que la lista ya comenzó, con la tortuga de Viesca. Son pérdidas irreparables. Aún con los avances en técnicas moleculares, no es factible recobrar lo perdido.

“La probabilidad de recuperación es nula, y reflejaría un acto de irresponsabilidad en nosotros, al saber lo que tenemos y no cuidarlo”.

El doctor Gamaliel Castañeda destacó los esfuerzos de parte de ambientalistas, académicos y estudiantes, que no dejan de investigar para conocer lo que tenemos, y sobre todo para cuidarlo. Aunque otros se esfuercen en quemar las naves, por pura ignorancia.