Más allá de la moda, el diseño interior es una necesidad

Rodrigo Llop, Jorge Gallegos y Estudio Roca hablan del diseño de interiores y de cómo generar un ambiente agradable es crucial para el buen desempeño de los empleados. 

Ciudad de México

Cuando hablamos de este concepto, en muchas ocasiones se confunde con comprar cosas bonitas y juntarlas en un mismo lugar; sin embargo, éste es más que eso, es crear un espacio funcional y cómodo para los habitantes de casa o miembros de la oficina, especialmente de esta última, porque genera un ambiente agradable para el buen desempeño de los empleados

Jorge Gallegos

Jorge Gallegos es arquitecto de profesión con especialidad en interiores y urbanismo y actualmente es gerente de Distribución Nacional de Herman Miller, mismo personaje que conoció en 2006, cuando ganó un concurso para desarrollar la nueva imagen de los showrooms y el área internacional de Herman Miller, motivo por el cual, vivió cerca de cuatro años encargado de los espacios de la marca en Londres, Dubai,  Bangalore, China, también en Tokio, a la par de participar en varias ferias de Milán, Alemania. En 2010 regresa a México por el nacimiento de su primer hijo y decide quedarse; sin embargo la relación con Miller no terminó ahí, porque el director de la marcca en México, Diego Cervantes, pidió ser su arquitecto para la construcción de su casa y lo invita a trabajar de nuevo en Herman Miller, pero ahora en un puesto más comercial.

¿El trabajo de un arquitecto es diferente al de un diseñador de interiores?

En realidad yo te diría que son cosas similares en cuanto a interiores corporativos, en cuanto a Herman Miller, yo te diría que entender muy bien a la organización, el hacer una investigación a fondo y meternos a las entrañas de la organización a través de una consultoría que se llama Performance Environment, en donde hacen una investigación  profunda con base en sistemas de medición de utilización de los espacios actuales, de identificar la cultura organizacional de la empresa, de identificar los espacios que no se utilizan y que sí se utilizan en la oficina, en fin, una serie de elementos que nos van a enriquecer mucho para proponer algo funcional, que realmente sea “un traje a la medida de la empresa”.

¿Lo hacen por moda o por necesidad?

Fíjate que no, nosotros estamos alejados un poco de todas estas tendencias de moda, porque sabemos que pasan. Nuestra postura es ser atemporales de manera de dar la solución correcta a los clientes. Nos encontramos con el caso de muchos clientes que nos invitan a diseñarle sus oficinas y nos dicen que vieron en una revista la nueva oficina de Google, o Microsoft y todo está muy colorido y todo está muy divertido; entonces nosotros explicamos la cultura organizacional que ellos tienen, pero eso no significa que esa receta es la correcta para todos y es ahí donde desafortunadamente muchos interioristas caen en seguir este modelo exitoso que ya se dio en algún otro lado y nosotros creemos fuertemente que es un error.

¿Cómo trabaja Herman Miller?

Trabajamos directamente con los interioristas de México, ellos hacen los proyectos y nosotros como asesores de interiores corporativos es que les damos nuestras sugerencias y les aportamos todo nuestro knowledge para lograr un proyecto exitoso.

¿Cuáles han sido los resultados?

Parte de la consultoría de Performance Environment, dos de los pasos es hacer encuestas “preocupación” y “postocupación”. Entonces, es bien fácil  y bien sencillo medir los resultados cuando tienes una medición previa a hacer el cambio y una medición postcambio. Me refiero a cosas como procesos más efectivos y más rápidos, la comunicación entre diferentes departamentos de la organización.

¿Qué expectativas contempla el futuro de la arquitectura desde tu perspectiva?

Yo te diría que ojalá veamos muchas más propuestas diferentes a lo que se ha estado dando. Nos encontramos con que muchos proyectos con los que estamos trabajando, vienen muy tendenciosos a cierta moda corporativa que está en vigor, pero a nosotros nos gustaría aportar este concepto que hoy tiene Herman Miller de living office y realmente tener propuestas que no sean copias de otros proyectos exitosos y que están de moda.

“Agarrar cosas buenas y ponerlas todas juntas en un cuarto, no es diseño de interiores”, Carlos Acosta de Estudio Roca

STUDIO ROCA

En el 2008, la firma de arquitectura interior y diseño de mobiliario Studio Roca, fundado por los arquitectos Rodrigo Alegre y Carlos Acosta, creó una relación con Tom Dixon, compañía británica de diseño, iluminación y muebles, y ahora con motivo de la inauguración de la primera tienda Tom Dixon en México llamada Shop in Shop, dentro de las instalaciones de Studio Roca en Polanco, nos hablan de las nuevas tendencias del interiorismo en México.

¿Cómo surgió la relación con Tom Dixon?

Carlos Acosta: Conocemos sus productos desde antes de nuestra relación, quizá desde que era diseñador independiente. Hace muchos años, estaba de viaje y entré a una tienda de muebles y de repente vi un candelabro de fierro fundido padrísimo que me encantó. No sabíamos quién era hasta que nos dijeron que era un diseñador inglés muy bueno. Un poco después, en algún blog, vimos otras cositas de Tom Dixon. Entonces empezamos a contactar de alguna manera su oficina y nos decían “sí, como no, luego vemos”, hasta que tuvimos un contacto con la oficina de Nueva York y un día nos dijo “va, ¿por qué no nos vemos y platicamos?” Nos presentamos, conocimos los productos y de alguna manera nos conocimos y vio una empresa seria que estaba interesada, vimos la línea completa, nos explicó más de lo que ya sabíamos, la idea detrás del diseño y así comenzó la relación para comercializar Tom Dixon aquí en México.

¿Qué retos representó trabajar con él?

CA: Que es un producto diferente, pero al mismo tiempo y por esa misma razón, es un producto que ha marcado o creado tendencia y nosotros mismos buscamos eso, crear tendencias dentro de nuestro mercado y representar a una marca de afuera que también se dedique a eso, creo que es un reto importante y representa estar ofreciendo al público quizá propuestas que no son del todo entendibles, pero diferentes y  que al mismo tiempo son muy buenas, entonces el reto es comunicarlo, expresarlo bien y hacerlo más amplio.

Rodrigo Alegre: Parte del reto es la comercialización, cómo llevarlo a lugares y de formas diferentes

¿Cómo observan el crecimiento de la industria del interiorismo en México?

CA: Creo que va creciendo año con año y cada vez bastante, al grado de que ya hay muchas empresas que se especializan en interiorismo cuando antes no existían; pero ahora hay tanto que se debe tener mucho cuidado. Agarrar cosas buenas y ponerlas todas juntas en un cuarto no es diseño de interiores, simplemente juntar por juntar no es diseño.

RA: Cada diseñador debe de tener su concepto. A lo mejor es histórico, de aprendizaje, conceptual, a lo mejor es de propuesta, de innovación de materiales, de sustentabilidad. Mientras cada uno tenga su propuesta está increíble, que la desarrolle con honestidad.

Hablando del crecimiento del diseño de interiores año con año, ¿Qué expectativas contemplan con el futuro de la arquitectura?

RA: Bueno, al menos en el DF se está reduciendo a interiores y renovación de espacios, porque no hay donde construir. Quizá puedes hacer un gran proyecto gubernamental, hablando de la ciudad, una torre, un hospital o lo que sea, pero la arquitectura del día, de la gente, su casa, su negocio, se está reduciendo al interiorismo.

CA: O a la renovación de construcciones ya existentes.

“Algunas personas llegan más temprano al trabajo para disfrutar los espacios”, Rodrigo Llop

RODRIGO LLOP

Rodrigo Llop es un destacado economista e ingeniero que actualmente dirige una de las empresas con más de 60 años de experiencia en el mercado de muebles de oficina, Haworth Latinoamérica. Es especialista en el desarrollo de negocios en nuevos mercados y el desarrollo de estrategias para el desempeño empresarial. Su formación académica la hizo en universidades como el Tecnológico de Monterrey,  la Iberoamericana, Universitat Pompeu Fabra y Camilo José Cala, en Madrid.

Con el objetivo de hacer más eficiente y cómodo el trabajo de los empleados, Rodrigo Llop  impulsó en México el proyecto  “Oficinas del futuro”, que consiste en la creación y diseño de interiores de oficinas en donde la gente pueda realizar sus tareas sin la necesidad de estar ocho horas detrás de un escritorio. 

Pero, ¿cómo logra eso? Él nos dice

¿A qué te refieres con “oficinas del futuro”?

Al diseño de espacios de trabajo adecuados para el desenvolvimiento de los empleados y que a la vez sean eficientes. Anteriormente el diseño de las oficinas era de cuatro paredes y puertas cerradas, lo cual actualmente es obsoleto, nosotros queremos eliminar las paredes porque así se impulsa la comunicación entre los colaboradores lo que implica mayor intercambio de ideas, mientras más lo hacemos, más ideas nuevas se generan, con ello la empresa es más creativa y a su vez más generativa.

¿Cómo llamas a este diseño?

Nosotros lo denominamos “espacios de trabajo orgánicos”. Son espacios abiertos tipo vecindarios dentro de una oficina, como salas o áreas tipo bar que permiten a los trabajadores una mayor movilidad dentro de las instalaciones. La movilidad permite e impulsa la eficiencia.

¿Es una tendencia?

Es una tendencia que viene de países europeos, que adoptamos en América con un rezago de uno o tres años. Esto ya sucedió en Estados Unidos en los últimos cinco años; y en México apenas tiene dos años por mucho.

¿Cómo surgió la idea de traerla a México?

A raíz de que nos percatamos que la colaboración es clave para la generación de nuevo conocimiento, se han hecho investigaciones sobre esto. Las nuevas generaciones ya no trabajan como las anteriores, ahora la convivencia laboral puede ser en lugares ruidosos o públicos como una cafetería. Las generaciones cambian, tienen otras ideas, y debemos adaptarnos a estos cambios y aprender de ellos. Los espacios colaborativos requieren una evolución como todo.

¿Cómo podemos constatar si es eficiente este tipo de diseño?

Se ha notado que los asociados a partir de este tipo de oficinas comienzan a tener un sentido distinto de pertenencia en la organización, lejos de que ellos vayan a un lugar, sienten la oficina como una extensión de ellos mismos ya que sienten como si estuvieran en un club al grado de cuidar y sugerir nuevas ideas para el impulso de la misma. Algunas personas llegan más temprano al trabajo para disfrutar y hacer uso de esas áreas en vez de pasar a una cafetería.

¿Qué resultados esperan?

Dentro de cinco a diez años esperamos que estos espacios informales sean mucho más de los que ya existen. En las oficinas actualmente existe un 70 por ciento de estaciones de trabajo (silla, escritorio, mesa) y un 30 por ciento de espacios colaborativos, queremos que estas cifras en un futuro cambien radicalmente y que sean al revés.

¿Hay algunos diseñadores que colaboren con ustedes?

Sí, tanto diseñadores como arquitectos están uniéndose a nuestro proyecto porque se dan cuenta de que estas tendencias están dando resultados. Por ejemplo Jeff Reuschel, Patricia Urquiola, Mike & Maaike, Nicolai Czumaj-Bront, entre otros.

¿Las oficinas del futuro son una moda o una necesidad?

Son necesidades que han surgido en el entorno que se han probado y que han funcionado. Por otro lado también son tendencias de productividad.