Daría la vida por su hijo

José de 33 años, estuvo casado y tiene un niño de 10 años quien representa para él su motor para emprender un negocio. Dice que no le importa lo que diga la gente sobre su homosexualidad.
Los empleados de Segob tendrán permiso de 10 días.
Todo el amor a pesar de lo que pase. (Manuel Guadarrama)

Torreón, Coahuila

José tiene 33 años, es padre de un menor de diez años y asumió su preferencia sexual desde hace seis, luego de concluir su matrimonio "tradicional".

El festejo del Día del Padre no es tan importante para él, sin embargo recibe con todo el amor, las felicitaciones y manualidades que su hijo le entrega.

Sin dudarlo un segundo repetiría la experiencia de ser padre, ya que es lo mejor que le ha pasado. por su hijo decidió iniciar su propio negocio, además de su trabajo matutino, pues asegura que una buena educación es la mejor de las herencias.

No le importa que la gente se entere de sus preferencias sexuales, sin embargo es consciente de que en algunas ocasiones hay crueldad, pero su hijo creció con amor y se le ha fortalecido su seguridad.

Narra que dejó inconclusa la carrera de Ingeniería en Sistemas para "cumplirle" a su novia, quien quedó embarazada cuando ambos tenían 21 años de edad. Su familia prácticamente los obligó a casarse y de un momento a otro debió enfrentar la paternidad, la responsabilidad de una casa y hasta la convivencia con su familia política, ya que la suya vive fuera de Torreón.

"Nos casamos y como todo joven uno quiere salir a divertirse. Yo conseguí varios trabajos en centros comerciales, en tiendas departamentales, en maquiladoras. A mi esposa no le gustaba salir y al principio no había problema por que me fuera a divertir solo, sin embargo poco a poco fueron incrementándose los celos que ella sentía".

"De hecho ese fue el motivo por el que yo le dije que me quería separar, sin embargo no era cierto, más bien fue que inicié una relación homosexual con un amigo. Yo hasta entonces no había tenido experiencia sexual con una persona del mismo sexo".

Asegura que tras su divorcio él y su amigo se fueron a vivir juntos y duraron seis años, tiempo en el que su hijo convive con su entonces pareja y en ese momento el niño era muy pequeño para explicarle su preferencia sexual.

Pero está seguro que por la relación tan cercana que tienen, por la confianza que existe y el amor mutuo, esto no va a cambiar en nada los sentimientos de su hijo.

El próximo lunes abre su negocio, es una estética. Él siendo responsable de una gasolinera y con sus conocimientos no sería este su perfil, sin embargo considera que este es un buen negocio y uno de sus amigos lo está asesorando.

Al compartir con su hijo la idea le dio gusto y en tono de broma le comentó que tendría ya donde cortarse gratis el cabello. Su ex pareja, la madre de su hijo, ya conoció incluso el lugar, lo felicitó por que le parece decorado de muy buen gusto.

"El esfuerzo que estoy haciendo para trabajar por las mañanas y por las tardes es totalmente por mi hijo, pienso que entonces que con un solo trabajo no voy a poder dejarle algo más que el estudio, por eso decidí partirme en 20, el amor por mi hijo es tan grande que me impulsa cuando pienso que no puedo más", señala.

Finalmente, comenta que no le importa que la gente se entere de sus preferencias sexuales, sin embargo es consciente de que en algunas ocasiones hay crueldad entre los mismos compañeros, pero su hijo creció con amor y se le ha fortalecido su seguridad, su autoestima, que va a poder sortear todas las dificlutades relacionadas con este tema.

"Qué daría por mi hijo.....la vida si fuera necesario".