La rebelión de las lactantes

¿Qué hay detrás de las miles de mujeres que reclaman su derecho a alimentar a sus hijos? 
Nutrientes básicos. la leche materna satisface todas las necesidad durante los seis primeros meses del bebé.
Nutrientes básicos. la leche materna satisface todas las necesidad durante los seis primeros meses del bebé. (Foto: Shutterstock)

Su ofensiva es total y no parecen dispuestas a dar cuartel. Con sus hijos prendidos al seno, las nuevas generaciones de mujeres empeñadas en dar el pecho retan los prejuicios y la ignorancia en torno a la lactancia. ¿Lo mejor? Están poniendo en la mira su importancia.

“Tu leche es de mala calidad”, “lo vas a hacer mañoso, miedoso y dependiente”, “se te van a secar los pechos”, “la fórmula es mejor”, “no saques el seno en público”. Por increíble que parezca, un acto tan natural y vital ha estado bajo el escrutinio y la censura.

Si Kim Kardashian sube a Instagram una fotografía donde aparece prácticamente desnuda, no hay censura. Pero si alguna madre publica una breastfie en plena acción, de inmediato la bajan. Para Iris García, los criterios morales en torno los senos son ridículos. “Estamos inundados de anuncios de modelos en bikinis diminutos. Pero no oses mostrar el pecho mientras alimentas a tu bebé porque la gente se incomoda, te mal mira y se aleja”. La joven mamá cuenta que a veces le han pedido que se tape o hasta la han ofendido.

El prejuicio es mayor conforme va creciendo el niño. El diario español 20 Minutos hizo un reportaje en donde una mujer daba el seno a su hija de cinco años y recogió las reacciones de las personas alrededor. La mayoría dijo sentirse molesta y perturbada; afirmaron que aquello tenía una connotación sexual, incestuosa y perversa.

¿Qué tiene la gente en la cabeza? El psicólogo Alberto Soler psicólogo elínico por la universidad de Valencia dirige un vlog de educación emocional y afirma que “la asociación entre senos y sexualidad viene de imposiciones comerciales, pero la función principal de las mamas es amamantar”. Los seres humanos están diseñados para dejar la leche materna entre los dos y los siete años. Alberto Soler es un psicólogo español muy popular en varios grupos de mamás por las temáticas que trata de manera sencilla, accesible y muy práctica. Y puede consultarse el vlog en su página: www.albertosoler.es

Falta de ayuda

Lamentablemente, es entre los profesionales de la salud donde la mayoría de las veces surge la falta de orientación y ayuda. Según la Liga de la Leche, (organización que promueve y apoya la lactancia materna) comenzar a dar el pecho puede ser complicado y estresante, por lo que la ayuda de ese primer círculo es vital. Pero no todos los pediatras y las enfermeras están a la altura.

Y no es el único impedimento. El “Informe de la situación actual de la infancia” elaborado por la Unicef en 2014, reveló que en México la falta de interés de los gobiernos y las exigencias laborales que no contemplan la situación especial de las mujeres en al menos el primer año de vida de sus hijos, son un reto para quienes desean amamantar.

“Mucho prejuicio, poco respeto y menos apoyo. Estamos hartas”, dice Gaby González, una mujer comprometida con la causa y madre de Tadheo. Ella explica que desde comunidades virtuales, cada quien libra una lucha en común. Así, han surgido “grandes tetadas”, que son actos masivos de lactancia como forma de hacer conciencia o apoyarse. Las llamadas “Grandes tetadas” comenzaron en el 2005 en Nueva Zelanda como protesta a las prohibiciones de amamantar en público y como una manera de educar y concientizar. A partir de ahí, se han realizado en muchos países del mundo. En el 2014, 137 madres mexicanas rompieron el récord al juntarse en la Ciudad de México para amamantar simultáneamente en público.

Al igual que el movimiento anterior, están los días de las breastfies, en donde masivamente se suben fotos de mujeres dando el seno a sus pequeños.

Sin duda, lo más importante ha sido la difusión de la información acerca de los beneficios de amamantar.