Josué Becerra, el camarógrafo aprendiz de periodista

Originario de Guadalajara, Jalisco, el conductor de Milenio Noticias comparte que un golpe de suerte lo hizo pasar de detrás al frente de las cámaras.

Monterrey

Apenas era estudiante de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Autónoma de Nuevo León cuando Josué Becerra consiguió trabajo como camarógrafo en una televisora local.

Su incursión en los medios de comunicación parecía callada; se trataba de estar detrás de la cámara y con ojo clínico captar los momentos que más cautivarían al televidente. Fue asignado a la dupla reportero-camarógrafo.

"Eran las cámaras tres cuartos", recuerda Josué mientras sonríe y con las manos describe las videocámaras que operaba en Azteca Noreste. "Luego estuvieron las de formato Betacam y luego la DVC Pro, ahí me quedé yo".

El aprendiz de camarógrafo abrazó su nuevo empleo; se trataba no solo de permear en los medios y hacer algo grande, sino también de un empleo, el que pagaba sus gastos como estudiante foráneo.

En la camaradería, Josué entró rápido gracias a su natural sentido del humor. Tras las entrevistas con los funcionarios, el camarógrafo no perdía la oportunidad de hacer reír a sus reporteros haciendo imitaciones de voces.

"Todo empezó como un juego. Un día deciden traer la versión regional de Hechos de Peluche y durante la planeación alguien dijo que yo hacía imitaciones de voces. Al día siguiente yo estaba volando a la Ciudad de México por las marionetas y para una capacitación, pasé de estar detrás al frente de la cámara, bueno algo así, porque ahora yo hacía las voces de los peluches".

Lo siguiente fue un par de comerciales en donde Josué hacía gala de su dominio escénico. Poco a poco la idea de hacer un casting para conducir un noticiero fue tomando forma.

"Con tristeza y con nostalgia tuve que dejar la cámara".

Pero mucho antes de que Josué pudiera llevar la titularidad de un noticiero lo esperaban otras actividades: ser reportero y coordinador de información.

Comenzó a tomar forma el sendero del periodismo. "Yo no me considero periodista, respeto mucho a todos, pero periodismo se me hace una palabra muy ostentosa. Yo soy aprendiz de periodista'.

Frase: Aprovecha el día porque es único.


EN VOZ DE ÉL

El oficio

"La parte más difícil de dar las noticias es no involucrarse, dejar que el protagonista sea la nota y no quien la diga. La gente me comenta que no soy dado a dar mi punto de vista, pero para mí es mucho mejor darle la voz a la gente y no caer en la tentación de ser el protagonista".

"Hablando de periodismo, en nuestro país nos falta el periodismo especializado. Aunque me vea muy anticuado, debemos de regresar al periodismo base, porque estamos en tiempos en donde creemos que toda la información es periodismo, como lo que pasa en Twitter. Les damos credibilidad a todos y se nos olvida como sociedad analizar la fuente".

La delgada línea, ¿plano profesional, o plano personal?

"Si algo aprendí, también de muchos maestros y de gente dentro del medio, también muchos directivos me han dicho 'cuida mucho a tu familia' y fue algo que cacé como una idea, es algo que defiendo completamente. Mi primera línea es comer con mi familia, ir por mis hijos, convivir en mis tiempos libros con mi esposa y mis hijos y eso es lo primero, pero si tengo que ir al trabajo hay una comprensión de la familia".

¿En dónde te ves en 10 años?

"Consolidándome en las noticias, disfrutando con mi familia y obviamente mis hijos estarán más grandes, hoy tienen 7, 3 y un año y medio. Sobre todo me veo con un crecimiento profesional y con proyectos propios".

¿Cuál es tu visión de México?

"Yo veo a México como un país que tiene mucho que aprender y mucho que dar. Veo que mucho se critica y poco se hace y menos se proponer todavía".

¿Cuál es tu etapa favorita de la historia de México y/o del mundo?

"Me interesa mucho la etapa de la Independencia y la Revolución, creo yo que esa revolución, esos movimientos, se tiene que dar día por día; también valoro la etapa actual de la historia".

Recomiéndanos autores

"Diego Enrique Osorno, siempre es muy grato leer a los colegas. Jorge Bucay y algo muy sencillo, de Ernest Hemingway como El Viejo y El Mar, con una narrativa muy sencilla pero atrapante".