Despierta el WRC la afición entre locales y turistas de México

Fans que vienen de las comunidades más cercanas, visitantes del Distrito Federal, hasta público de Galicia disfrutan el espectáculo.
Diego, Tino e Israel, de entre 7 y 9 años de edad, venden semillas a los visitantes.
Diego, Tino e Israel, de entre 7 y 9 años de edad, venden semillas a los visitantes. (Arturo Andrade)

León, Gto.

Alejandro y Everardo preguntaban con insistencia “¿Quién va en primer lugar? ¿Ogier? ¿”La Bala”? Conocen varios nombres de pilotos, saben de equipos, de rutas y de automovilismo.

Viven en la comunidad del Ojo de Agua y desde hace un par de años son fanáticos del WRC.

Tienen 12 y 10 años respectivamente y, con un grupo de seis chavos, (rebeldes para dejarse hacer retratos), se levantaron muy temprano para ver cómo los autos del WRC recorren sus dominios a 200 kilómetros por hora. Saben, porque lo vieron en la televisión, que Sebastian Ogier es el puntero.

Reconocen que Benito Guerra es quien nos representa en la máxima categoría, aunque pronostican que no tiene muchas posibilidades de alzarse con un triunfo. Como quiera la apoyan y es al que más porras echan cuando pasa, casi al final de la meta, en el sitio donde se ubicaron para ver la etapa Ibarrilla 1.

“A mí me gusta ‘La Bala’. Es bien rápido.”, dice Everardo refiriéndose al finlandés Jari-Matti Latvala. ¿Y a ti que te gustaría ser de grande? “Pues como ‘La Bala’”, responde condescendiente como si su respuesta no fuera obvia.

Alejandro asiente, pero profundiza en el análisis: “Sí, es bueno, le ayuda mucho el Polo”.

Fans de importación

Jaime Carballeiro tiene 8 meses viviendo en el Distrito Federal. Viene de Galicia, allá era asiduo a las competencias de cartismo e incluso llegó a correr en categorías de exhibición.

Es un apasionado del deporte motor, tanto que convenció a Sofía Segura, su novia, de tomarse un fin de semana para hacer un viaje relámpago a León.

A ella no le fascina el ralismo, pero es solidaria y aguanta estoica las horas bajo el sol para ver las rutas en Ibarrilla.  “Llegamos hoy y nos vamos hoy mismo”, contaron. En su viaje les acompañó Margarito, su mascota.

Hasta antes de esta fecha de WRC, Jaime nunca había escuchado hablar de la ciudad. El rally la puso en su mapa y le gustaría volver muy pronto.