Descifran mecanismo de uno de los cánceres más graves

El avance se considera una pieza clave en el progreso hacia la medicina personalizada.
La doctora Violeta Serra, autora de la investigación.
La doctora Violeta Serra, autora de la investigación. (Especial)

Barcelona

Un grupo de científicos descifró por primera vez las alteraciones en los genes de uno de los cánceres hereditarios más graves, el síndrome de Li-Fraumeni, informó el centro Vall d’Hebrón-Instituto de Oncología de Barcelona, donde se desarrolló la investigación.

El síndrome de Li-Fraumeni es un tipo de cáncer hereditario poco extendido, en el que los individuos afectados presentan un elevado riesgo de desarrollar múltiples tumores, incluso a edades muy tempranas.

El estudio consiguió identificar, por primera vez, “un factor común entre todos los tumores desarrollados en un paciente con un síndrome hereditario de Li-Fraumeni”, afirmó la primera autora del trabajo, la doctora Violeta Serra.

Este nuevo descubrimiento tiene un gran valor científico, porque identifica una diana terapéutica para la que existe un tratamiento, pero que de ser confirmada en otros pacientes cambiaría el curso de esta enfermedad, permitiendo establecer una estrategia terapéutica personalizada para cada enfermo.

Con el estudio se describió una conexión entre los múltiples tumores de una paciente con este síndrome gracias a la caracterización completa del genoma en los cinco tumores que se le desarrollaron en un período de 10 años.

Este hallazgo es importante, porque documenta una estrategia que se podría aplicar a otros casos afectados por este síndrome y a otros cánceres hereditarios y con escasos recursos terapéuticos.

“Hasta ahora pensábamos que todos los tumores que se desarrollaban en un paciente con cáncer hereditario eran diferentes y, por lo tanto, que los tratamientos podrían funcionar en algunos de los tumores del mismo paciente, pero no en todos”, informó uno de los responsables del estudio, el doctor Joan Seoane.

“Dentro de la diversidad, hemos descubierto que todos los tumores comparten el mismo talón de Aquiles”, aseguró Seoane, quien añadió: “Hemos aprovechado este hecho para diseñar un tratamiento personalizado y efectivo en todos los tumores, a pesar de su variedad”.

Este avance se considera una pieza clave en el progreso hacia a medicina personalizada del cáncer y sirve para cambiar el enfoque sobre el cáncer hereditario y así plantear una estrategia terapéutica más exitosa que no existía.

La investigación del cáncer se encuentra en crecimiento y, junto con la integración de los avances tecnológicos, eso permite el desarrollo de nuevas terapias dirigidas contra dianas específicas que ofrecen una diversidad terapéutica hasta ahora inédita.