El infame ascenso del “Dad Bod” o “Fofisano”

Todo el mundo habla de un “nuevo tipo de cuerpo” tan viejo como la civilización ¿por qué tanto escándalo?
Leonardo es aplaudido y Helena condenada ¿por qué?
Leonardo es aplaudido y Helena condenada ¿por qué? (Especial)

Si eres un internauta promedio probablemente te topaste ya con el término “Dad Bod” o la aberración en español: “fofisano”. Si no acabas de entender lo que pasa, llegaste al lugar correcto.

Todo empezó cuando una estudiante universitaria llamada Mackenzie Pearson escribió -lo que algunos llamaron un ensayo- sobre porqué las chicas aman el “Dad Bod” literalmente, cuerpo de papá.

“Si no lo han notado últimamente” describe Pearson “la chicas aman el dad bod. Este es un agradable balance entre una panza cervecera y hacer ejercicio. El dad bod dice ‘voy ocasionalmente al gimnasio, pero también tomo mucho los fines de semana y disfruto comer ocho rebanadas de pizza de una sentada’. No es un hombre con sobrepeso, pero tampoco uno con abdomen de lavadero”.

Después expone las razones por las que los hombres con cuerpo descuidado pero no gordo, son los mejores. Primero, porque no son intimidantes. Cuando te tomas una foto en bikini te sientes sumamente insegura y que tu compañero en el retrato tenga un cuerpazo te hace sentir aún peor, entonces qué mejor que posar con un ¿gordibueno? Propongo el término en lugar de “fofisano”.

Relacionado con lo anterior, de acuerdo a Pearson, a las chicas nos gusta ser “la bonita” en la relación, por lo que un tipo no tan guapo es perfecto para hacernos sentir más atractivas. Algo similar a la teoría de que las bonitas se llevan con feas para verse aún más bonitas.

El tercer punto de Pearson argumenta que los dad bods son más ricos para acurrucarse porque hacerlo con puro músculo es más bien incómodo y le agrega que se puede comer mejor con ellos porque “se comen lo que sea”.

Finalmente, estar con un “dad bod” es como comprar un boleto para ver el futuro, porque aparentemente los hombres con cuerpo de papá van a conservar el mismo cuerpo de papá después de convertirse en papás.

Bueno.

Publicaciones como Elite Daily y Buzzfeed retomaron la reflexión de Pearson y se han dedicado a celebrar el “dad bod”, usando a celebridades como ejemplos del cuerpo de papá ideal, y agregando puntos a la lista de pros. Estos incluyen que “nunca te van a avergonzar por tu cuerpo” porque aparentemente eso es una cosa normal a la que las mujeres debemos acostumbrarnos y los dulces dad bods no lo hacen. También que “no tienes que preocuparte de que te deje por alguien más guapa” porque los hombres fit SIEMPRE pueden dejarte por alguien “mejor”. También que “no son gente superficial” porque los que hacen ejercicio con disciplina aparentemente lo son y mi favorito: “pueden hablar de algo más que ejercicio y dieta”. Las parejas que cuidan su figura sólo pueden conversar sobre eso ¿ok?

En medio de tanta ridiculez e indignante sexismo, hay quienes intentaron poner orden. Uno de ellos es Brian Moylan (curiosamente las autoras de la mayoría de las notas que celebran el Dad Bod son mujeres) de la revista TIME. En su texto, Moylan dice lo evidente “el problema con el Dad Bod no es lo que dice sobre los hombres, sino lo que dice sobre las mujeres y cómo las tratamos.”

Las razones por las que las mujeres aman el Dad Bod tienen qué ver con cómo las hace sentir. Les quita presión de encima. Las hace sentir menos mal por no estar en forma. Porque la exigencia con la estética del cuerpo femenino es mucho mayor que con el masculino. Es una pena que Mackenzie creo que necesita relacionarse con alguien con un tipo de cuerpo específico para que la valore, que no la deje y que el resto del mundo la encuentre bonita. 

Así, mientras Leonardo Di Caprio es aplaudido por lucir su panza chelera en un traje de baño que acompaña al artículo “15 razones por las que amamos el Dad Bod” una foto de Helena Bonham Carter, madre y contemporánea del actor, acompaña al titular “los peores cuerpos en bikini de 2015”. ¿Por qué ella es "la peor" y él es "el mejor"? Helena seguramente también se tomó un par de cervezas en las vacaciones, entonces ¿por qué su “Mom Bod” no se pone de moda?

Decirle a miles de hombres en el mundo que no tienen el inalcanzable cuerpazo de The Avengers, que nos gustan tal y como son es un gran acto de amor y respeto al cuerpo humano. Aunque los hombres no necesiten mucho apoyo para aceptar sus cuerpos, seguramente habrá más de uno que esté muy contento.

El siguiente paso es que todos esos “fofisanos”  apoyen a las mujeres que tanto los quieren y las ayuden a aceptar y celebrar su cuerpo sin importar su apariencia.

O mejor aún, que dejemos de juzgarnos uno al otro por nuestros “bods”.