Siete futuras tendencias para la comida

En unos años, la alimentación será funcional, los teléfonos inteligentes nos harán recomendaciones personalizadas sobre nutrición  y cada vez más gente volverá a cultivar sus propios alimentos. 

En el futuro es posible que el smartphone haga recomendaciones sobre la alimentación en base a los datos individuales y corporales de su propietario, quien a su vez podrá producir sus alimentos en una huerta urbana u obtenerlos de la “acuaponia” (sistema que combina la hidroponia con la acuicultura).

Si se hace caso a lo que dicen los expertos, en el futuro la alimentación será funcional y suave, al menos para una parte de la población mundial. Una serie de tendencias están marcando el camino y podrían convertirse en clave en unos años.

Functional food (alimentos funcionales): Se entiende por alimentos funcionales aquellos elaborados no sólo para la ingestión de nutrientes, sino además para cumplir con una función específica, como prevenir enfermedades o el envejecimiento. Para ello se les añaden componentes como vitaminas, minerales o antioxidantes. Hay una clara moda hacia los suplementos, señala el analista de tendencias Sven Gabor Janszky. En su opinión, en un par de años habrá yogures que prometan generar un mayor rendimiento en las dos horas siguientes a su ingestión. O bebidas que aseguren que promueven la creatividad. Las bebidas energéticas y anti-edad son ejemplos de alimentos funcionales que ya existen.

Asistentes electrónicos: Es posible que en el futuro los smartphones, las tabletas y otros aparatos electrónicos informen al usuario sobre lo que debería comer. Medirán lo que necesita el cuerpo y recomendarán alimentos con los que suplir la carencia, señala Sven Gabor Janszky. Que va incluso más allá: en su opinión, incluso la propia cocina podría dar información sobre lo que le gustaría comer a las visitas, si éstas envían antes datos sobre sus gustos a través de un software específico.

“Smooth food": El envejecimiento de la población ha reforzado la tendencia a consumir “smooth food”, es decir alimentos adecuados para personas de edad. Los hábitos cambian con la edad, señala el especialista Christian Schindler. Con la edad se reducen las papilas gustativas, gusta más la sal y es importante que las comidas se puedan masticar bien. El concepto de “smooth food”, comida suave, se usa para definir alimentos a los que se les da una consistencia blanda cortándolos, mezclándolos o haciéndolos puré, explica el autor Herbert Thill en su web.

Granjas acuapónicas: El sistema de acuaponia produce a la vez vegetales y peces en un mismo invernadero. La palabra une los términos acuicultura, es decir la cría de peces, con la hidroponia, el cultivo de plantas usando soluciones minerales en vez de suelo agrícola. Se aprovecha el hecho de que los peces y las plantas necesitan condiciones muy similares para su crecimiento y que las plantas filtran los desechos de los peces del agua, de modo de que ambos se benefician, explica el Instituto Leibniz de Ecología Acuática y Pesca Interior, que ha desarrollado un procedimiento de acuaponia.

Huerta urbana: Cada vez hay más gente que vuelve a cultivar sus propios alimentos, señala el analista de tendencias Christian Schindler. Ya hoy algunas personas alquilan una parcela en la que plantan sus zanahorias, tomates, etc.  También hay proyectos de huerta urbana comunitarios en los que terrenos baldíos de las ciudades son convertidos en jardines.

Exótico: Todo lo que es exótico siempre llama la atención, por lo que el experto en tendencias Sven Gabor Janszky cree que las comidas de lugares lejanos seguirán estando de moda. Uno de los motivos es la globalización, con las redes mundiales de producción y transporte de alimentos. Además cada vez hay más información y transparencia sobre lo que se come en otros lugares, lo que impulsa a que se prueben cosas hasta entonces desconocidas.

Empaquetado de diseño: En el futuro el diseño del envase y empaquetado de los alimentos será aún más importante que ahora, según Christian Schindler. La industria de la alimentación está muy interesada en ello, porque a través del diseño se transmite una imagen y un buen diseño contribuye a vender un producto más caro. Los defensores de los derechos de los consumidores alertan sin embargo acerca de los envases que pueden llevar a engaño al usuario.