Celebran el amor con un brunch

El Club de Banqueros de México ofreció su tradicional primer brunch con un almuerzo variado y una visita al Museo del Palacio Nacional.

Ciudad de México

Como cada año el Club de Banqueros, situado en la calle 16 de septiembre del Centro Histórico, ofreció su primer brunch del año para conmemorar el día del amor y la amistad, el cual inició con una misa de acción de gracias en la Capilla de Nuestra Señora de Lourdes y continuó con una visita guiada al Museo de Palacio Nacional.

En este primer evento, la muestra “Mayas: Revelación de un tiempo sin fin” fue la primera parada del itinerario del almuerzo que mes con mes el Club ofrece para consentir a sus socios. Pero en esta ocasión no fue un evento exclusivo como anteriormente se hacía, esto con la finalidad de acercar a la gente a las instalaciones del lugar, así como a la gastronomía que ofrece su restaurante.

Pedro Aspe, José Mario y Andrea Arreguín, Mario Mejía, Lourdes Rubin, María de la Luz Hermosa, Arturo Hernández, son algunas de las personalidades que disfrutaron de este almuerzo tipo bufete, el cual ofreció diversos platillos para satisfacer todo tipo de gustos.

Un poco de historia

El Club de Banqueros de México está alojado en un edificio del Centro Histórico. La historia de dicho recinto se remota al año de 1548, periodo en el que fungió como un prestigiado colegio para niñas; años más tarde, justo a finales del siglo 19, el inmueble dejo de educar a las jovencitas mexicanas para convertirse en el Casino Alemán.

En 1909, el ex presidente Porfirio Díaz convirtió e inauguró el Teatro Colón, y más tarde éste se transformó en el Cine Imperial de la Ciudad de México. En 1990, la Asociación de Bancos de México conjuntamente con el Club de Banqueros de México decidieron darle un giro al edificio y convertirlo, con la ayuda del arquitecto Ricardo Legorreta, en lo que hoy es el club de Banqueros, inaugurado el 17 de octubre de 1994.