La solución para no vestirte igual a las demás

City Racks es un showroom pensado para todas aquellas chicas que buscan diseños originales, a precios accesibles y con atención personalizada.

Ciudad de México

Escena típica: tienes una boda, graduación o el evento que quieras en puerta. Las prisas te ganan y terminas comprando un vestido en equis tienda. Cuando llega el gran día te apareces con tu reciente adquisición y, ¡sorpresa! hay otra chica vestida como tú.

Alan Plaza y Tania Matus, conscientes de que esto pasa más de lo que quisiéramos, decidieron emprender City Racks, un negocio de ropa exclusiva sobre pedido. Queremos marcar la diferencia, que no vayan a bodas a las que van asistir cinco niñas con el mismo vestido”, dicen.

Él es diseñador de calzado y trabajaba en varias tiendas vintage de la colonia Roma, mientras que Tania se dedicaba a la publicidad, cuando decidieron desarrollar este showroom hace casi tres años. Comenzaron haciendo ventas cada fin de semana en lugares itinerantes, pero después vino la necesidad de tener su propio lugar.

Traen vestidos de Londres, Australia, Corea y muchos otros países.


En un principio su propuesta iba enfocada en el streetwear que se adapta a la vida urbana, pero conforme han ido evolucionando y creciendo, se han adaptado a las necesidades de cada cliente. Las redes sociales y el boca a boca han sido sus mejores aliados.

Esta dupla se encarga de abastecer las necesidades de accesorios o de vestidos para eventos especiales y compromisos sociales formales.

“Tenemos piezas exclusivas, pero no son tan caras; sin embargo, buscamos exclusividad para que las chicas pueden obtener algo distinto sin ir estresadas a sus eventos”.

Alan y Tania se encargan de hacer una investigación  para conocer las propuestas en otras partes del mundo y sobre eso marcar su estilo y oferta. Traen vestidos de Londres, Australia, Corea y muchos otros países.  Dentro de su curaduría buscan calidad y que los diseños tengan una oferta distinta y con costos aterrizados, por lo que tienen un  brocker que los ayuda con los proveedores a nivel internacional para verificar las características de las telas y de los productos. Localmente, los diseñadores los buscan para que los ayuden a posicionar sus productos.

“La idea es tener opciones para cualquier tipo de mujer”, aseguran.

Trabajan por cita, por lo que la atención es completamente personalizada. Cada servicio depende del tiempo que tenga la clienta: si el evento es muy pronto, intentan solucionarlo con el stock de la tienda; pero si aún faltan semanas, se puede mandar pedir el vestido. Normalmente el primer contacto se hace por medio de sus redes sociales, después hacen una cita en la que hablan de las ideas, se hacen propuestas y  se toman medidas. Se realiza un primer pago al encargarlo y se liquida al recibirlo. Además, les brindan asesoría sobre lo que les queda bien y lo que deben evitar. No se arriesgan con las tallas, incluso preguntan a la compradora si planea ponerse a dieta y bajar de peso. Tres semanas o un mes de anticipación es lo ideal para todo el proceso.

En muchas ocasiones tienen que manejar lista de espera, ya que los diseñadores no tienen las prendas disponibles para enviarlas inmediatamente.

Es importante hablar del presupuesto, ya que de él parten las propuestas. Su oferta es muy amplia, desde vestidos de mil 500 pesos hasta otros de 10 mil o 20 mil.

Trabajan por cita, por lo que la atención es completamente personalizada.


El servicio de City Racks es ideal para chicas ocupadas, porque incluso pueden hacer llegar el vestido por correo a sus casas (tienen envíos a todo México).

Trabajan principalmente con mujeres, pero también atienden peticiones de hombres. Incluso, el cliente puede proponer un producto y ellos verifican si se puede importar. En accesorios manejan piezas únicas, pero si hay mucha demanda pueden pedir una igual sobre pedido. También trabajan con diseñadores para hacer creaciones a la medida.

Les ha sucedido que la prenda no es lo que la clienta esperaba, ya que en la foto y en la modelo se ve de una manera, pero cambia al ponérselo. En ese caso, leofrecen alternativas y lo intentan resolver. La idea es que la clienta se vaya contenta. “No se trata de vender un articulo, hacemos el esfuerzo de ofrecer un servicio completo”.

El showroom está abierto de lunes a sábados de 13 a 20 horas. No olvides hacer tu cita y visitar sus Facebook e Instagram.