Científicos piden a ecologistas que apoyen la energía nuclear

Cuatro investigadores especializados en cambio climático aseguran que las energías eólica y solar son insuficientes para evitar el calentamiento global.
Las plantas de fusión pueden suministrar la cantidad de electricidad barata y confiable que se necesita.
Las plantas de fusión pueden suministrar la cantidad de electricidad barata y confiable que se necesita. (John Bazemore/AP)

Pittsburgh/Hong Kong

Algunos de los científicos especializados en el cambio climático más destacados del mundo dicen que la energía eólica y la solar serán insuficientes para evitar el calentamiento global extremo, por lo que pidieron a los ecologistas que respalden el desarrollo de plantas nucleares.

Cuatro investigadores que han desempeñado un papel clave en alertar al público sobre los peligros del cambio climático enviaron ayer cartas a los principales grupos ambientalistas y a políticos de todo el mundo con el objetivo de explicar que la energía nuclear es una alternativa viable y limpia para reducir la contaminación generada por los combustibles fósiles.

La carta, que fue firmada por James Hansen, ex científico de la NASA; Ken Caldeira, de la  Institución Carnegie; Kerry Emanuel, del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT, por su sigla en inglés), y Tom Wigley, de la Universidad de Adelaida en Australia, exhorta a efectuar una discusión crucial sobre el papel que debe desempeñar la energía nuclear segura en la lucha contra el cambio climático.

Hansen comenzó a publicar sus investigaciones sobre la amenaza del calentamiento global hace más de 30 años, y su testimonio ante el Congreso estadunidense en 1988 ayudó a generar una discusión sobre el tema que llegó hasta la opinión pública. En febrero fue detenido frente a la Casa Blanca en una protesta ambientalista.

Wigley también ha realizado estudios sobre meteorología durante más de 30 años, Caldeira contribuyó a un informe de la Comisión  Intergubernamental sobre el Cambio Climático, mientras que Emanuel es conocido por su investigación sobre la posible relación entre el cambio del clima y los huracanes.

No son realistas

A pesar de estar de acuerdo con el fenómeno del cambio climático, los grupos ecologistas (como Greenpeace o WWF), en su mayoría se oponen a la energía nuclear y creen que las nuevas formas de obtener electricidad de fuentes renovables, como la solar o la eólica, pueden abastecer al mundo en las próximas décadas; sin embargo, “esa no es una actitud realista”, afirmaron los científicos.

“Esas fuentes de energía no pueden aumentar con la suficiente rapidez” para suministrar la cantidad de energía barata y confiable que el mundo necesita, y en momentos en que “el planeta se está calentando y las emisiones de dióxido de carbono aumentan más que nunca, no podemos permitirnos apartarnos de cualquier tecnología” que tenga el potencial de reducir los gases causantes del llamado efecto invernadero, detallaron los expertos en la carta.

Hansen, que ahora trabaja en la Universidad de Columbia, dijo que no es suficiente que los ambientalistas se opongan a los combustibles fósiles y promuevan la energía renovable, ya que “se engañan si siguen creyendo esta ficción de que lo único que necesitamos” es energía como la eólica y la solar, destacó el científico.

Emanuel dijo que los signatarios no se oponen a las fuentes de energía renovable, pero quieren que los ambientalistas entiendan que “siendo realistas, ellas no pueden por sí solas solucionar los problemas energéticos del mundo”.

Coincidencias

Los ambientalistas concuerdan con los investigadores en que el calentamiento global es una amenaza tanto para los ecosistemas, como para los seres humanos.

La gran mayoría de los científicos especializados en el cambio climático dicen estar seguros de que la contaminación causada por los combustibles fósiles es la principal causa del aumento de la temperatura global en los últimos 60 años.

Las emisiones de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera alcanzaron un nuevo récord en 2012, con 34 mil 500 millones de toneladas, según un estudio publicado el 31 de octubre  por el Centro Común de Investigación de la Comisión Europea.

Además, en 2011 las emisiones de CO2 crecieron alrededor de 3 por ciento, debido especialmente a China, el primer contaminante del mundo con carbono seguido de Estados Unidos.

Por ello, los ambientalistas y los investigadores indican que las emisiones de gases de efecto invernadero deben ser reducidas drásticamente para evitar mayores daños en el futuro.

Hong Kong lanza plan contra la contaminación

Hong Kong invertirá mil 500 millones de dólares en la lucha contra la contaminación, un problema en el que, según reconocen las autoridades, necesita el apoyo del resto de China, también muy afectada por la degradación ambiental de su atmósfera.

La subsecretaria de Medio Ambiente de la ex colonia británica, Christina Loh, explicó en rueda de prensa el plan de su gobierno, semanas después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) señalara en un estudio que la contaminación del aire es un factor cancerígeno. “Incluso si Hong Kong parara todas sus actividades ahora mismo, la ciudad no cumpliría con los índices mínimos aceptables por la OMS “, reconoció Loh.

La antigua colonia británica comparte el mismo aire que el delta del río Perla, una región en la que habitan 50 millones de personas y donde se concentra una de las mayores actividades industriales del mundo.

La calidad del aire ha empeorado desde 2007 y en octubre Hong Kong registró el peor nivel en seis meses, con unos indicadores que llegaron a alcanzar una lectura de 189 unidades, muy por encima de las 100 que desencadenan una alerta sanitaria del gobierno.

Además, un estudio reciente encargado por Greenpeace encontró que la calidad del aire en Hong Kong se vincula con la muerte de 3 mil 600 personas y 4 mil casos de asma infantil en 2011.