La inspiración de la artista María Luisa Hernández

La artista chilena María Luisa Hernández, quien ha expuesto sus obras en Lóndres, Dublín, Santiago, Barcelona y Nueva York, tiene un estilo muy particular de donde proviene su inspiración. 

México

Si las antiguas doctrinas trataban de explicar los patrones de la naturaleza a través de los cuatro elementos, María Luisa Hernández se vale de ellos para expresar sus pasiones, amores e inspiraciones. Y es que en la pintura de esta artista, agua, aire, fuego y tierra se transforman en evocativas sensaciones.

La cualidad atmosférica de sus obras recuerda los paisajes de Turner, aunque en el caso de la chilena sus representaciones lindan en la abstracción. La pasión de su padre por pintar la costa chilena fue una de sus primeras inspiraciones y, al igual que él, desarrolló una especial sensibilidad para conectar con la naturaleza que la rodea, ya que desde niña elaboraba dibujos en la cocina de su casa con lo que fuera que estuviera a su alcance.

Una vez que terminó sus estudios de Artes Plásticas en la Universidad de Chile, impulsada por su lema “vida, amor y ambición”, se fue a Estocolmo. Ahí obtuvo una beca y tuvo su primera exposición: Viviendo en la luz. Pero el deseo de expandir sus horizontes la llevó a Londres donde se inscribió en Prince’s Drawing School. Actualmente la artista vive y trabaja en esta ciudad en donde tiene un estudio a orillas del Támesis. Su técnica, afirma, es “simple y tradicional”. Pero lo que definitivamente supera cualquier simplicidad y tradicionalismo es la manera como captura en sus pinturas lo que ha visto, sentido y vivido; el paisaje pasa a convertirse en toda una experiencia. Es por ello que, movidos por estas escenas-experiencias de la naturaleza, coleccionistas, empresas multinacionales y clientes privados han elegido su trabajo para formar parte de sus colecciones.