Ruta del vino: De Ensenada a Napa Valley

Agosto es el mes ideal para vivir una experiencia enoturística. Recorre con nosotros las mejores rutas del vino que destacan por su calidad, increíbles paisajes y modernas bodegas. 
De Ensenada a Napa Valley
De Ensenada a Napa Valley (Cortesía)

Napa Valley

Además del nombre, California y Baja California comparten el título como la zona vitivinícola más importante en sus respectivos países. Ambos destinos son un must para conocedores, turistas y amantes del buen vino.

Ya sea en Estados Unidos o México, alza tus copas y disfruta de viñas infinitas, atardeceres románticos, bodegas de antaño y bebidas para brindar una y otra vez.

Napa Valley, California: Tradición Americana

No es casualidad que Napa Valley sea uno de los referentes obligados de enoturismo a nivel mundial. Su clima idílico y terroir apropiado dan pie al cultivo de exquisitas uvas Cabernet Sauvignon, Zinfandel, Merlot y Petit Verdot, entre otros. Para que no te pierdas entre las numerosas opciones por recorrer, te recomendamos las casas que debes visitar desde Napa hasta Calistoga.


Napa Valley: Para conocedores

Los catadores expertos deben empezar su tour por Domaine Carneros, uno de los grandes nombres del valle. Su castillo, de inspiración francesa, ofrece una degustación de seis vinos premium, una selección de quesos artesanales y salmón ahumado para completar el deleite.

Calistoga: De aire romántico

El paisaje más encantador se lo lleva Castello Di Amorosa, construido al estilo italiano del siglo XIII. Los vinos son exclusivos para los catadores del tour y no los encontrarás en ningún otro lugar. Para un viaje de parejas inolvidable busca el paquete que incluye chocolate belga hecho a mano.

Napa Valley wine trian

Disfruta una cena gourmet a bordo de un tren antiguo que recorre 40 kilómetros de increíbles vistas panorámicas. Diariamente ofrece catas de vino y recorridos a bodegas de primera calidad como Domaine Chandon y Grgich Hills.


Oakville: Al estilo americano

Paraduxx es una propiedad de Duckhorn Wine Company que emana tradición americana. Además de la bodega y cava de barriles, también hay un espacio para degustaciones que podría pasar por una típica casa de campo; aunque por dentro reina la sofisticación y un aire contemporáneo, tal como el sabor de sus tintos.

St. Helena: experiencia orgánica

Si eres amante de la naturaleza tienes que visitar Cade Estate, la única bodega en Napa con certificación LEED Gold por el Consejo de Edificios Verdes y el primer cultivo ecológico del valle. Además de su producción sustentable de Cabernet Sauvignon y Merlot, se distingue por su estilo minimalista a cargo del arquitecto mexicano Juan Carlos Fernández.


Degustación y diseño

Arte, vino y diseño se fusionan en Ma(I)sonry, una galería que promueve el estilo de vida estético. Este espacio es perfecto para el jet set sibarita que prefiere tomar una copa de vino mientras aprecia el jardín de esculturas.


Rutherford: Legado de película

Prepárate para una experiencia de película en una de las propiedades del aclamado director Francis Ford Coppola, quien adquirió los viñedos de Inglenlook desde 1975. Explora el legado de una vinícola que inició a finales de 1800 en un recorrido inolvidable por sus cavas infinitas.

Ensenada, Baja California: Orgullo mexicano

Naturaleza, aventura, cultura, buenos vinos y cocina gourmet definen la esencia del Valle de Guadalupe, localizado a poco más de 20 kilómetros al noreste de Ensenada. Sin duda uno de los destinos más trendy para visitar con tu pareja o amigos. Recorre la famosa ruta del vino como todo un trotter visitando estos hoteles de encanto y restaurantes con sabor a México.

Casa de Piedra

Cualquier aficionado al vino ha escuchado hablar de Hugo D’Acosta, uno de los enólogos más renombrados de México y autor de exquisitos vinos boutique. Su vinícola, Casa de Piedra, se erige imponente en el desierto de San Antonio de las Minas, donde le imprime la personalidad del terruño a cada cosecha.

Hacienda La Lomita

El diseño ecléctico de sus etiquetas y el nombre de sus vinos Sacro y Pagano, reflejan el estilo vanguardista de Hacienda la Lomita. El bar es ideal para brindar entre amigos y el suelo transparente te permite ver la cava con iluminación colorida.

Después de tanto vino, quizá extrañes una buena cerveza, por eso te recomendamos la artesanal Agua Mala que se produce en la costa del Pacífico en Ensenada. Hay siete estilos diferentes, así que seguro encontrarás más de una que sea de tu agrado.

Para un espectáculo natural impresionante visita La Bufadora, una cueva marítima que al llenarse expulsa un chorro de agua hacia arriba. A sus alrededores podrás practicar surfeo, ciclismo, pesca deportiva y kayak, entre otras actividades.

Ubicado entre el Valle de San Antonio y el Valle de Guadalupe, el Museo de la Vid y el Vino  es el primero y único en México que ahonda en este tema. No pierdas la oportunidad de visitarlo.

Hollywood scene

Paseos a caballo, masajes con mezcal, degustaciones de vino y una estancia boutique. Déjate cautivar por Adobe Guadalupe, una hacienda de estilo mexicano, diseñada por un arquitecto iraní, que ha sido escenario de películas. Sus propietarios acostumbran acompañar a sus huéspedes en las comidas, lo cual le da un feeling muy hogareño al lugar.

Santuario de paz

¿Buscas un escape romántico? Rodeada por montañas y con vistas espectaculares, La Villa del Valle es una posada de sólo seis habitaciones que te envolverá en su aire colonial. Ya sea que prefieras pasear en sus huertos o relajarte en el jacuzzi, este santuario de relajación te hará que olvides la rutina.

Estilo safari

Para los aventureros la mejor opción es Cabañas Cuatro Cuartos. Aunque está algo alejado de la ruta del vino, vale la pena visitarlo por su decoración que fusiona madera, acero y tela de algodón al estilo safari. El complejo cuenta con 14 lujosas tiendas de campaña equipadas con aire acondicionado, mini bar, terraza y una vista sin precedentes a los viñedos aledaños.

Corazón de tierra

Dentro del hotel la Villa del Valle, Corazón de Tierra ofrece un menú que varía según la cosecha de su propio huerto y utiliza sólo ingredientes locales. El chef Diego Hernández sorprende al paladar más exigente reinventando la comida mexicana con su mezcla de sabores californianos, cocina mediterránea y un toque asiático. Para completar la experiencia, prueba tu platillo con los vinos de la casa: Vena Cava.