Qué hacer si visitas Rumania

Desde dónde hospedarte hasta qué conocer, los mejores lugares para visitar en Rumania. 
Rumania
Rumania (Cortesía)

México

Monasterios ortodoxos con murales en las paredes, elegantes ciudades estilo alemán, montañas con vistas de ensueño, pistas de esquí por doquier, el edificio de mayor área en toda Europa, palacios rodeados de hermosos jardines, gran vida nocturna, encantadores pueblos con techos de tejas multicolores, ah… y el famoso castillo de Drácula. Esta es una pequeña guía de los atractivos por ver en Rumania.

Afortunadamente cuando visité este país, Drácula era el último de mis motivos, por lo que me dejé seducir por un paseo mucho más completo. Recomiendo recorrer la ruta de Los Monasterios  en Bucovina, rodeada de hermosos jardines donde los monjes barbados y vestidos de riguroso negro salen a rezar. Hay también pequeñas capillas decoradas en su interior como cualquier sitio ortodoxo: mucho oro y rica iconografía. Pero lo llamativo es ver cómo usan las paredes externas para impresionar aún más con una serie de hermosos dibujos, como en ninguna otra parte del mundo. Las ciudades de Brasov, Sibiu y Sighisoara son elegantes, hermosas, pequeñas para caminarlas y dan la sensación de haber inspirado cuentos y fábulas.

Sin duda el Castillo de Peles, cerca de la ciudad de Sinaia, es una de las joyas rumanas. Caminar por sus bosques y disfrutar el aire fresco frente a este palacio neo-renacentista es ideal en pareja o con la familia. Si viajas con niños visita el Parque Herastrau en Bucarest, con casas de tamaño real de las diferentes zonas rumanas. Muy cerca de ahí está la que quizá es la única estatua dedicada al rey del pop, Michael Jackson, y se ubica en la calle con su mismo nombre.

Stay at

Rumania es aún increíblemente barata, hoteles muy chic pueden ser reservados por menos de cien dólares la noche. La referencia de la hotelería rumana es Carol Parc. Es el favorito de los diplomáticos cuando visitan Bucarest y su ubicación lo hace envidiable, cerca del centro histórico de la capital, pero recluido al final de un callejón por lo que también es muy privado.

En los montes Cárpatos está uno de los hoteles de hielo más baratos de Europa, el Hotel Ofice, abierto sólo cuatro meses del año y reconstruido cada temporada. Su ambiente es más relajado y juvenil.

Eat & drink

El centro histórico de Bucarest podría confundirse con París. En sus calles están los mejores y más sofisticados restaurantes del país. Uno de los más célebres por la mezcla de cocina molecular e ingredientes netamente rumanos es The Artist. También en el centro histórico se ubica el Hanu Lui Manuc, uno de esos restaurantes de abolengo que todo rumano conoce por su tradición y sabor.