Helmut Newton al desnudo

Ámsterdam da la bienvenida a uno de los fotógrafos de moda más reconocidos del mundo.

Tacones de aguja y siluetas femeninas que derrochan sensualidad se adueñarán del museo FOAM en Ámsterdam, al abrir sus puertas a la exposición Helmut Newton – A Retrospective. Este proyecto inédito cuenta con más de 200 fotografías, desde las sesiones más famosas hasta sus primeros disparos que raramente se revelan frente a un público. Si eres un apasionado de la moda o de la fotografía, definitivamente vale la pena seguir de cerca esta magna exposición que será exhibida del 17 de junio al 4 de septiembre.

Identificado como uno de los fotógrafos más polémicos de su época, Newton es conocido por mostrar la figura femenina con un toque erótico y naturalista. Su primer acercamiento a la cámara se dio como ayudante de Yva, fotógrafa alemana de quien aprendió a dominar el arte del desnudo y los retratos, en su natal Berlín. Además de su icónico estilo a blanco y negro, de Yva también heredó el gusto por la moda. Por eso las protagonistas de sus composiciones son –en su mayoría– mujeres altas, delgadas y glamorosas, a quienes retrató tanto vestidas como desnudas.

Más allá de la sensualidad que imprimió a las páginas de Vogue, Harper’s Bazaar, Marie Claire e incluso Playboy, el trabajo de Newton tiene un tinte social que a menudo pasa desapercibido por los críticos. Detrás del erotismo desenfrenado, sus fotografías ayudaron a reinventar a la mujer del siglo XX cuando ésta se encontraba en plena búsqueda de una nueva identidad. A través de su lente rompió paradigmas del género, explorando una faceta andrógina al retratarlas enfundadas en trajes sastre y conjuntos de diseñadores como Yves Saint Laurent y Karl Lagerfeld.

La perspectiva de Helmut Newton ayudó a emancipar el rol femenino y a construir una imagen contemporánea de la sociedad. Sus imágenes logran capturar el lado más elegante, sensual e incluso intimidante de cada una de sus modelos; habilidad que convirtió a Newton en uno de los retratistas más codiciados en la década de los setenta. Frente a su cámara posaron sex symbols como Madonna, Monica Bellucci, Catherine Deneuve y Sophia Loren, entre otras.

Con un trabajo adelantado a su época, es uno de los artistas más legendarios tanto en el mundo de la moda como de la fotografía. Su habilidad técnica, combinada con el instinto para captar la esencia femenina, lo posicionó como uno de los más relevantes expositores del erotismo hasta la fecha.

Keizersgracht 609, Ámsterdam, Países Bajos ⁄ www.foam.org