Los Ángeles se llena de Beats

Los cotizados productos de Beats son sinónimo de diseño y sofisticación. Esto se ve completamente reflejado en los espacios de sus nuevas oficinas en Los Ángeles, California.

México

Bestor Architecture, firma establecida en Los Ángeles, diseñó una nueva y colorida sede para la compañía Beats by Dre, esto después de la adquisición de la compañía de auriculares por Apple. Las oficinas cuentan con 9754.8 m2 y están ubicadas en Culver City, al oeste de LA.

El concepto de Bestor fue crear un entorno de trabajo sofisticado, en lugar del típico interior juvenil que es tan frecuente en Silicon Valley.

El estudio trabajó en colaboración con los consultores de espacios de trabajo Loescher Meachem Architects. Su participación fue vital para la planificación del espacio, así como para el diseño de la luz natural que fluye a través del edificio mediante tragaluces y atrios.

El diseño intenta reflejar la naturaleza del trabajo de la misma empresa, representada a través del equilibrio de las zonas de planta libre en conjunción de amplias zonas de trabajo comunicadas a través del núcleo del edificio.

Dentro del detalle por medio del color, están las paredes y los soportes de la estructura están pintados de azul brillante en uno de los dos atrios de doble altura, éste se utiliza como un espacio de trabajo informal. Del mismo modo, los pasillos que conducen a esta área son rojos y cuentan con mobiliario del mismo color dentro de nichos en las paredes.

En el centro del edificio se encuentra una escalera de madera al frente de una pared blanca contrapuesta a la cafetería, como un elemento estructural y a la vez decorativo de gran jerarquía.

El uso de la madera en este proyecto da mayor calidez al espacio, esto es porque los elementos con materiales naturales crean un cierto confort y logran una sensación distinta para el usuario.

Continuando el recorrido, una pasarela llena el espacio por encima del restaurante, donde los azulejos de rayas diagonales blancos y negros cubren secciones de piso y los lados del mostrador. Otra escalera está bordeada por todos los lados con paneles de espejo de oro que reflejan los peldaños de madera.

En las áreas de trabajo, tenemos una fotografía aérea gigante de Los Ángeles tomada por el famoso fotógrafo de arquitectura holandés Iwan Baan, la cual cubre una pared de un gran espacio abierto de taller, mientras que las versiones más pequeñas de sus paisajes urbanos están montadas en las salas de conferencias en la parte de arriba. Así, también tenemos barras informales de trabajo que se encuentran fuera de estas salas, mientras que seis “zonas de proyectos” en todo el edificio incluyen pizarras de piso a techo para facilitar el proceso creativo y el intercambio de información.