¡Leven anclas en Stora Hotelle!

La experiencia para el interiorismo de este hotel ubicado en Suecia, busca recuperar la esencia clásica, pero sin perder actualidad y carácter.  

Suecia

Desde su creación, Stora Hotellet se convirtió rápidamente en el centro del entretenimiento en la ciudad de Umeå, en Suecia, así como en el sitio de preferencia para las ceremonias oficiales. A pesar de su ubicación al norte de Europa, tiene diversas conexiones marítimas. Desde 1760, el comercio marítimo floreció en el Siglo XIX, lo que permite un crecimiento al nivel de los grandes centros internacionales de comercio y turismo.

Este impresionante hotel fue establecido por una misión de marinos locales, por esta razón siempre ha estado asociado con la historia y tradición de Umeå como centro marítimo. Dos mundos diferentes convivían en este hotel, marineros, comerciantes y figuras de élite disfrutaban de este icónico espacio.

El diseño arquitectónico original del Stora Hotellet fue desarrollado por el arquitecto sueco Viktor Åström, quien tenía como objetivo fusionar la sede y oficina de la misión con un hotel en un solo complejo. La propuesta de Åström mezcla lo sofisticado con la influencia directa del mar. El lugar abrió sus puertas en octubre de 1895.

Stora Hotellet significa “Gran Hotel” en el idioma sueco y durante mucho tiempo el espacio fue vivido a la altura de su nombre. Sin embargo, ya para el año 2011, el hotel había perdido el glamour que lo caracterizaba, diluyéndose en una serie de renovaciones de acuerdo a las tendencias transitorias de todos  los elementos y del carácter de la construcción original.

Los dueños del edificio tenían la razonable intención de preservar la historia y la gran herencia del conjunto como uno de los centros de la vida pública de la ciudad, así como el espacio de muchas de las memorias de la población de Umeå. El objetivo para ellos era claro, querían que el hotel fuera reconocido una vez como el más majestuoso y memorable hotel en Umeå.

El desarrollo de este ambicioso proyecto de interiorismo estuvo en las manos del estudio sueco Stylt Trampoli, dirigido por Erik Nissen Johansen. El concepto principal para la nueva propuesta de interiorismo es el contraste y la dinámica entre los marineros y la alta sociedad que emulan a los antiguos días. Después de retirar los elementos sobrepuestos, se diseñó una conjunción de lo rústico y lo sofisticado, lo cual logró una experiencia inesperada y apasionante.

Las categorías de las habitaciones poseen nombres con referencia a la tradición marina: aventura, anhelo, superstición y más, donde los rangos van desde la master suite de lujo hasta dormitorios con literas de mayor tamaño y proporción. Sin duda se vive la experiencia marina completa.

Como una mirada al pasado, el candelabro de la escalera central recorre tres niveles de altura y está hecho con soga de fibras y piezas de acrílico, como una reminiscencia de las cuerdas de los barcos. Es claro que al utilizar elementos rústicos con piezas brillantes se logra un contraste sugestivo en los detalles de interiorismo.

Los diversos espacios del hotel hacen como alusión a figuras importantes de la cultura y la sociedad de Umeå. Un espacio fuera de lo convencional en este hotel es la biblioteca Naezén, la cual está inspirada en Daniel Erik Naezén, un famoso doctor del Siglo XVIII, quien tenía una pasión por la historia, la naturaleza y la flora. Los libreros exhiben una serie de instrumentos científicos, notas y algunas hojas y flores locales. Por otra parte, el nuevo restaurante se llama Gotthards Krog, en honor al primer propietario del edificio y veterano de la expedición a Groenlandia de 1883.

Dentro de la paleta principal de colores se muestran tonos oscuros que se combinan con telas de patrón tradicionales. Sin embargo, como elementos de contraste en el espacio se pueden encontrar recurrentes detalles en el que se utilizan los mismos materiales, pero de una manera innovadora y creativa. El nuevo papel tapiz reproduce el recubrimiento de los paneles de madera originales en diferentes áreas.

Visiblemente, la historia del edificio se puede vivir en cada uno de los rincones. Los barandales de hierro y los radiadores inspiraron la nueva imagen gráfica del hotel. De la misma manera, se han reutilizado piezas antiguas, como las viejas cabeceras, que se han convertido en paneles divisorios en el último nivel del edificio, así como viejos sillones que se han retapizado en piel. El edificio ha cobrado vida nuevamente y brinda una experiencia clásica actual.