Una nueva edificación de la ciudad

Hablamos con el arquitecto Alejandro Ibarra, designarchitect del proyecto de Foster + Partners en la ciudad: SaqqaraResidences. A continuación nos cuenta a detalle el comienzo y el fenómeno.

El desarrollo vertical de cualquier ciudad no se dio de la noche a la mañana. Detrás de este movimiento hay todo un proceso que se ha cambiado y perfeccionado a través del tiempo. El arquitecto Alejandro Ibarra, quien está al frente de la firma regiomontana IAARQ, conoce a fondo esta evolución y la explica: “Más que una tendencia, la verticalización fue y es una consecuencia inevitable. Hasta los años 70 los estratos sociales de clase media-media alta podían aspirar a adquirir vivienda conforme a sus requerimientos espaciales-económicos dentro de los “límites” de la ciudad, garantizando la obtención de servicios públicos así como vías de conexión rápidas para acceder a los centros de trabajo y demás puntos de desarrollo de sus actividades diarias” asegura.

Así comenzó todo, sin embargo fue en los 80´s y 90´s cuando las condiciones cambiaron. Había un boom de desarrollos horizontales gracias a la demanda de vivienda en una ciudad que ya no contaba con espacio para más pobladores dentro de los límites.

A partir del nuevo milenio esta situación planteaba dos opciones: adquirir una vivienda nueva en los nuevos desarrollos alejados de la ciudad o adquirir casas viejas ubicadas dentro de sus límites originales, lo cual originaba más costos. Afortunadamente los desarrollos verticales surgieron como una opción alterna, ofreciendo ese regreso a la ciudad con seguridad, amenidades y servicios, entre otros parámetros.

Con la verticalización, la calidad del medio ambiente mejora considerablemente, pues la concentración de viviendas reduce las vialidades internas, concentra los servicios públicos y reduce el mantenimiento de las áreas verdes. Además de esto, los desarrolladores inmobiliarios, en su busca por ofrecer mejores productos, buscan implementar certificaciones ambientales LEED o similares, que traen beneficios destacables en sustentabilidad, bioclimatismo y eficiencia energética.

Con dimensiones precisas, excelente ubicación con espectaculares vistas panorámicas al Cerro de la Silla, la Sierra Madre, la Huasteca y el Cerro de las Mitras, certificación Plata en LEED por eficiencia energética, gran diseño de iluminación y ventilación natural, ahorro en consumo energético, áreas verdes, bajo costo de mantenimiento y sofisticación en el diseño arquitectónico, SaqqaraResidences es el ejemplo perfecto de desarrollo vertical y forma parte de un nuevo plan de urbanismo.

Este proyecto ubicado en San Pedro Garza García, Nuevo León, fue posible gracias a la iniciativa de Internacional de Inversiones en coalición con Foster + Partners como designarchitect e IAARQ como contraparte local. Al respecto Alejandro cuenta: “Para el esquema de trabajo entre F+P e IAARQ no se establecieron alcances temporales subsecuentes, es decir, ambas firmas interactuaron desde el inicio del proyecto, lo continuaron haciendo en el transcurso de las fases avanzadas de diseño e incluso durante su construcción. Al final del proceso, además del conocimiento adquirido al haber participado en un proyecto de las características y trascendencia de Saqqara, IAARQ cuenta ahora con el expertise de haber trabajado mano a mano con una de las cinco firmas de arquitectura más importantes del mundo”, concluye.