Residencia de lujo en Sudáfrica

Una mezcla de materiales naturales y elementos lujosos reflejan el sofisticado diseño creado por Antoni Associates para esta residencia ubicada en Ciudad del Cabo, en Sudáfrica.

Sudáfrica

Crear una nueva casa donde toda la familia se pudiera reunir, capturar el espíritu y la personalidad de una cabaña moderna e incorporar elementos de lujo con uso de materiales naturales, conjugan la esencia del diseño para la propuesta de interiorismo de la residencia De Zalze 190.

Esta residencia fue desarrollada por Antoni Associates, la división de interiorismo y decoración de la reconocida firma de arquitectura Saota con sede en Ciudad del Cabo.

Dirigida por Mark Rielly y Adam Court, Antoni Associates han sido reconocidos por el diseño de algunos de los espacios interiores más exclusivos en Sudáfrica.

De Zalze 190 localiza en el fraccionamiento y club de golf De Zalze Wineland, en Ciudad del Cabo. El conjunto se ubica en la parte este de las montañas Stellenbosch, justo al lado de huertos y viñedos a las afueras del pueblo del mismo nombre.

La necesidad principal por parte de los clientes era una casa no tan grande, pero que al mismo tiempo tuviera espacio suficiente para toda la familia y para que sus nietos pudieran quedarse a dormir si así lo deseaban.

Como una solución a las necesidades detectadas, se distribuyeron en la planta baja el cuarto principal y las áreas sociales con doble altura, siendo de vital importancia también el diseño de un patio central. Debido al reglamento del fraccionamiento únicamente se permite que las construcciones tengan un solo nivel. Además se ubicaron tres cuartos de visita en el ático para satisfacer los requerimientos espaciales de la familia.

El programa arquitectónico se distribuyó de forma que la sala, el comedor, la sala familiar y el cuarto principal se dejaron al frente de la casa y así brindaron el acceso a la alberca, la cual tiene vistas impresionantes de los viñedos y las montañas. En la parte posterior, junto al patio central, se ubicó la sala de televisión y la cocina.

Para la propuesta de interior implementaron materiales orgánicos, como madera y piedra; se utilizó un piso de madera de roble con muros de piedra en color miel que contrastan con los acabados negros y blancos del resto de la casa. Estos materiales sumamente táctiles añaden un sentido de calidez y conexión con la arquitectura.

Los clientes de esta residencia son muy sociales y deseaban que la casa reflejara su estilo de vida. Por esta razón se incluyeron detalles específicos, como una cava de vino hecha de estantes de vidrio al hueso dentro de un gabinete de madera de roble. La cava también funciona como una división entre la sala formal y la informal. De la misma manera, se diseñó una chimenea de piedra a doble altura que organiza las áreas sociales; estos espacios continúan hacia una terraza de madera y una alberca.

Para complementar la atmósfera, se diseñó un sistema que combina una iluminación intensa con una discreta, lo cual define varios ambientes. La iluminación tenue se incorporó por medio de nichos con tonalidades cálidas, mientras que la indirecta se utilizó para acentuar los acabados naturales. Adicionalmente, se colocó una pieza icónica en el comedor, un candelabro de cristal especialmente diseñado por el diseñador industrial Martin Doller, el cual provoca un efecto de sorpresa y esplendor al entrar al espacio.

Como parte de la experiencia, el mobiliario y los accesorios decorativos fueron diseñados por Antoni Associates y Okha Interiors, siguiendo una línea de diseño moderna y en sintonía con la arquitectura de la casa. Algunos de los materiales empleados como recubrimiento de los muebles son madera, pieles con textura y linos, que aportan un sentido de lujo genuino. Los habitantes sin duda quedan envueltos en continuos estímulos de color, texturas y luz, viviendo ambientes únicos.