Zaha Hadid: la matriarca de la arquitectura

Radical pionera de la arquitectura con estilo futurista y la mujer más importante de la industria arquitectónica, así recordaremos a la admirable Zaha Hadid.

Zaha Hadid, arquitecta anglo-iraquí nacida el 31 de octubre de 1950, fue la primera mujer acreedora al Premio Pritzker y el Praemium Imperiale, galardones otorgados por su trascendental aportación a la arquitectura mundial en cuanto a diseño, tecnología y precisión geométrica.

Graduada en matemáticas por la Universidad Americana de Beirut, decide estudiar arquitectura en Londres, donde tuvo como mentores a Rem Koolhaas y Elia Zenghelis, quienes la motivaron a inaugurar su despacho en 1979. Semejante autoridad se refleja en su obra orgánica moderna, casi de la escuela Niemeyer con toques de ficción, pero en completa armonía con el contexto y funcionalidad.

Muy adelantada a su época, la obra de Hadid se destaca por una elegancia lujosa y futurística como ninguna otra. Entre sus múltiples complejos destaca el teatro Guangzhou Opera House en China, construido en 2010, el Centro Olímpico Acuático de Londres en 2012 y, en México, Torre Bora Santa Fe y Esfera City Center, próximos por concluir.

Sin embargo, su trabajo no se limitó a el área de la construcción, también destacó en múltiples colaboraciones para marcas de zapatos, casas de vino, barcos, automóviles y joyería; Adidas, Louis Vuitton, Icon Hill, Georg Jensen y Pharrell Williams, son algunos de la lista con quienes demostró ser una audaz diseñadora.

El pasado 31 de marzo, la partida de esta gran arquitecta provocó luto a nivel mundial; nos vimos forzados a despedir no solamente a una gran creadora -en toda la extensión de la palabra- sino a una mujer excepcional que dejó todo un legado para la humanidad.