ENTREVISTA | POR MARÍA CACCINI

El diseñador Rodrigo Noriega nos platica sobre su quehacer creativo que lo ha llevado a incursionar en diferentes facetas del diseño

Observar, experimentar e innovar en el diseño

Por el tipo de escuelas en las que estudió, Rodrigo Noriega siempre estuvo rodeado de creatividad. Su yo interior, nos comenta, le llevaba a buscar diferentes formas de expresión; hacía camisetas, carteles y pequeñas figuras. Llegado el momento de decidir que estudiar, se percató de que toda la vida había diseñado y fue así que decidió seguir esa pasión, continuar por el mismo camino pero ahora de forma profesional. En algún momento dudó si sería mejor estudiar derecho, pero su pasión e inquietud creativa prevalecieron, nos confiesa. Hoy la única ley por la que Rodrigo se rige es la de la creatividad.

¿Hacia dónde te ha llevado esta etapa de observación y experimentación en la que te encuentras?

Me ha llevado a desarrollar productos, a colaborar con varias marcas y a entender más profundamente cómo funciona el medio que me rodea. También a entendera los clientes, a los proveedores y cómo funcionan ciertos materiales. Esta etapa de observación y experimentación pienso que va a durar para siempre, es ya mi metodología.

Cuando has trabajado con empresas, ¿qué tantos han aceptado la experimentación e innovación que caracteriza tu trabajo?

Todas me han dado muchísima libertad. Por ejemplo, en el caso del proyecto que hice para Ánfora, me llevaron a su planta en donde estuve trabajando en los diferentes talleres durante dos días. Hice y deshice todo de todo. Durante el proyecto para Absolut sucedió lo mismo. En todos los casos he guiado a las marcas según he creído conveniente y siempre me ha funcionado muy bien. Esto es lo que me ha permitido mostrar un cachito de Rodrigo en cada una de las piezas resultantes.

¿Cómo han surgido estas colaboraciones?

La primera fue con Perrier, sucedió cuando gané un concurso y a partir de ahí fueron surgiendo las demás. Creo que actualmente las marcas están buscando una nueva forma de expresión para llegar a los clientes y saben que es por medio del diseño creativo. Por eso buscan diseñadores mexicanos mediante los cuales puedan tener este acercamiento. El diseño mexicano se encuentra en una muy buena etapa, en la que hay muchas cosas, y abriendo negocios.

¿Crees que en aras de innovar y hacerncosas diferentes los diseñadores pueden caer en el llamado “sobrediseño”?

Pasa muy seguido; a mí me ha pasado. De pronto te dices “espérate, espérate, esto ya no es un objeto de diseño, es una pieza de arte, en términos de producción es incosteable”. Pero te aferras a que tienes que hacerlo así. Existe una línea muy delgada entre arte y diseño y hay que distinguirla.

¿Cuáles materiales estás usando ahora?

Me he acercado mucho al mármol, a las piedras, a las maderas sólidas. También lo hice a los procesos de cerámica y fundición para entender cómo funcionan. Me llama mucho la atención cómo a través de estos procesos se obtienen ciertos productos. Yo diría que me encuentro en una etapa back to basics, es decir, de regreso a los materiales naturales, me gusta mucho la sensación que transmiten estos productos.

Háblanos sobre el vaso de cobre que diseñaste para Absolut Vodka.

Eligieron el cobre porque es el material en el que se destila este vodka. Así es que fui a Santa Clara del Cobre para conocer la técnica artesanal. Me involucré con los artesanos para saber qué tanto podía yo proponer en diseño y ellos en sus procesos. Al principio los artesanos me pusieron limitantes a mi propuesta, pero al final encontré la sinergia perfecta, un match entre diseño y artesanía.

Formas parte de una nueva generación de diseñadores mexicanos, ¿qué crees que los diferencia de las otras generaciones?

Creo que la diferencia más importante se llama redes sociales, la comunicación y el hecho de que todos estamos conectados. Si hoy tengo un nuevo producto, subo la foto a las redes sociales, este mismo día ya se están vendiendo a través de la página de internet y mañana se están enviando. A través de esta misma tecnología nos enteramos al momento de lo que se está haciendo en cualquier parte.

También estás incursionando en el interiorismo...

Sí, en este momento creo que es la que más me está gustando, pues de pronto los objetos me quedan chicos, mientras que en estos hablas en centímetros en diseño de interiores hablas en metros. Creo que al entender cómo funcionan los objetos se puede hacer interiorismo; ya no se trata de vender un objeto sino del concepto del espacio en el que este habitará, es una oportunidad de que los objetos generen una conversación entre sí.

¿Cómo complementas el arte con el diseño?

El arte es una manera de expresarse en la que a diferencia del diseño, no tienes que justificar los resultados. Piezas que empecé como proyectos de arte se han convertido en objetos de diseño. A veces, el arte puede resultar como punto de partida para el diseño.