Rescatan construcción en la Juárez

Un interesante y atinado proyecto ha recuperado un edificio abandonado del siglo XIX para convertirlo en un conjunto habitacional y comercial
 Havre 69 representa fielmente el estilo clásico mexicano. Sin embargo la inclusión de elementos modernos consolida el lenguaje arquitectónico del espacio.
Havre 69 representa fielmente el estilo clásico mexicano. Sin embargo la inclusión de elementos modernos consolida el lenguaje arquitectónico del espacio. (Foto: Cortesía Rafael Gamo)

A través de la historia, la colonia Juárez, en la Ciudad de México, ha sufrido diversas transformaciones. Durante la época del Porfiriato fue la zona residencial más exclusiva de la ciudad. Para mediados del siglo XX, conforme sus habitantes dejaron esta zona para irse a vivir a nuevos vecindarios, sus casas se habilitaron como oficinas o negocios, dando lugar a la llamada Zona Rosa. El terremoto de 1985, el cambio de uso de suelo y otras restricciones ocasionaron poco a poco el abandono y consecuente deterioro. De unos años a la fecha, gracias a diversos programas de regeneración, este vecindario empieza a tener un renovado rostro.

Al ver la construcción que actualmente ocupa el número 69 de la calle de Havre, difícilmente se podrá adivinar que hace más de 100 años la estructura original alojaba a cuatro familias. Y es que hoy en día, mediante un proyecto de renovación emprendido por ReUrbano, empresa enfocada a reciclar e intervenir antiguos espacios, y diseñado por el estudio de arquitectura AT103, el sitio da cabida a 14 nuevas viviendas y dos comercios, una panadería y un restaurante.

Más allá de una simple intervención, el proyecto se propuso crear una nueva relación entre el inmueble y el vecindario circundante. A través de angostas plazas laterales, la construcción no sólo se abre al exterior, también vincula sus diversos elementos y dota al sitio de vida peatonal.

En México abundan las edificaciones con valor arquitectónico patrimonial que al resultar obsoletas para los tiempos actuales, han caído en el abandono. Havre 69 ReUrbano demuestra que a través de un adecuado proyecto arquitectónico, se puede revalorizar y rescatar un inmueble de estas características, modificando y diversificando su uso. No se trata de caer en el llamado falso histórico, lo que se pretende es aprovechar, conservar y consolidar un espacio arquitectónico antiguo y, mediante un lenguaje contemporáneo, desarrollar nuevos espacios que se adecúen a las necesidades de la vida actual y se integren al contexto existente.

Havre 69 ReUrbano se ha hecho acreedor de diversos reconocimientos entre los que destacan el primer lugar de los premios Arch Marathon Milan, en la categoría Reequipamiento y Restauración y el primer lugar en la Bienal Panamericana de Arquitectura, en Quito.