Maison et Objet 2016

La primera edición de Maison et Objet llegó a la capital francesa, y no podíamos faltar a esta gran exposición de lo mejor del diseño.
Este año el observatorio de la feria creó una atmósfera de aventura que muestra la esencia de la naturaleza, de lo salvaje y los espíritus libres. En este espacio se expusieron piezas contemporáneas creadas con materiales y técnicas naturales.
Este año el observatorio de la feria creó una atmósfera de aventura que muestra la esencia de la naturaleza, de lo salvaje y los espíritus libres. En este espacio se expusieron piezas contemporáneas creadas con materiales y técnicas naturales.

Philippe Brocart, director de Maison et Objet, ha catalogado a nuestro país como una revelación de diseño y arquitectura, donde las nuevas ideas tanto de los talentos emergentes como de los ya establecidos, no paran de evolucionar y sorprender al mundo del diseño.

Maison et Objet es la plataforma perfecta para exponer grandes y pequeñas colecciones de diseño. Del 21 al 26 de enero sus inmensos salones tapizados de nuevas propuestas invadieron una vez más mis sentidos y despertaron mi ansiedad por recorrer nuevamente sus interminables pasillos.


Llegó el día de inauguración, y con esto la presentación oficial de Eugeni Quitllet como diseñador del año en un exclusivo coctel donde tuve la suerte de presenciar la sencillez y talento del español, además de la apertura de los ocho salones que me esperaban por recorrer durante los días restantes del evento.

El segundo día, estaba lista para conocer cada rincón; mi primera opción fue un recorrido personalizado. Comenzamos por los halls siete y ocho: Luxury and Design, donde las más exclusivas marcas hicieron su aparición y compartieron espacios con reconocidos diseñadores; el área de LeClub y la exposición especial de la edición: WILD, una interesante representación de la naturaleza y lo sustentable, con referencia a la vida de las tribus antiguas y la vida aventurera del bosque.

El tercer día continué con mi itinerario y me dejé guiar por la característica alfombra roja. Al día siguiente, podía decir que ya conocía la feria como la palma de mi mano, a pesar de su gran tamaño. Era momento de encontrar algo que llamara mi atención de forma extraordinaria. Entonces me encaminé a los pasillos de Now! Design À Vivre en busca de algo diferente. Después de una larga caminata, una irregular y colorida forma colgante iluminaba el espacio de TOBYhouse, definitivamente una de mis piezas favorita de esta edición. Más adelante me encontré con el stand de la firma Glas Italia. El espacio exponía su deslumbrante colección intervenida por reconocidos diseñadores como Patricia Urquiola, Piero Lissoni y Philippe Starck. Después pasé por el conocido espacio Talents À La Carte, donde el año pasado se presentó la obra de diseñadores mexicanos, como el colectivo Cooperativa Panorámica, Paul Rocco, David Pompa y Liliana Ovalle. En esta ocación se trataba de seis creativos escandinavos.

En mi visita encontré muchas nuevas propuestas, pero las que recuerdo especialmente son Mambo Unlimited Ideas, con su estilo ecléctico y deslumbrantes lámparas colgantes, el gran espacio de las propuestas de la firma Eichholtz y la instalación de la marca Rabito a la entrada del Hall 6.

Existen muchas plataformas que ofrecen una conexión con el diseño alrededor del mundo. No hay duda de que puede ser una experiencia muy abrumadora, sin embargo es algo que debemos aprovechar para exponer globalmente la creatividad mexicana. Es una labor que no tiene fin; yo no me canso de apoyar y presumir el talento hecho en México a donde vaya, tampoco de visitar las ferias de diseño sin importar donde sean. Claro, sin olvidar jamás los más cómodos sneakers para que nada detenga la experiencia.