En busca de la tranquilidad perdida

El estrés al que estamos sometidos ha elevado la demanda de casas de vacaciones. Luciano Gerbilsky, arquitecto y CEO de Red Group,  comparte su  experiencia en este tipo de viviendas.

¿Qué es lo que se debe privilegiar en las  casas de vacaciones o de fin de semana?

En este tipo de casas lo que busca el cliente ante todo es conectarse con el lugar, es lo primero que elige, ya después busca al arquitecto. Así es que en mi caso lo que hago antes que nada es conocer el lugar, vivirlo. En este tipo de proyectos esto es preponderante. Muy importante es considerar las condiciones climáticas de la locación y, por supuesto, las actividades que se llevarán a cabo en la vivienda, especialmente las recreativas y sociales.

¿Qué tipo de dificultades conlleva proyectar una casa de vacaciones?

Es más complejo. En un proyecto urbano las condiciones topográficas y climáticas del lugar suelen ser poco variables y estar más definidas, además de que las actividades diarias de los habitantes encajan dentro de un cierto patrón. Esto no sucede en una casa de vacaciones. Para que el proyecto sea rentable el arquitecto tiene que considerar, estudiar y hacerle ver al cliente todos estas condiciones que por lo general desconoce. Es frecuente que los proyectos vacacionales sean las primeras casas de este tipo que tiene el cliente. Así es que muchas veces solicita espacios que uno sabe, por experiencia, que no va a usar.

Muchas personas tienen una idea poco realista de una casa de descanso ¿con qué tipo de falsas expectativas sueles encontrarte en este tipo de proyectos y como las concilias o aterrizas?

Lo primero que muchos de mis clientes me dicen cuando me encargan su casa de descanso es que quieren que sea “la casa de sus sueños”. Siempre les pido que me muestren ejemplos de lo que les gusta, aunque no se relacionen directamente con la arquitectura. Y lo que hago es interpretarlas y congeniarlas con la locación.

En este tipo de casas el paisaje cuenta mucho, ¿cómo integras este al inmueble?

Es una de las partes más importantes, y más lindas, de este tipo de proyectos. Además de que tengo una especialidad en esta materia, en mi equipo tengo un paisajista muy bueno.  Siempre trato de entregar un proyecto integral que abarque paisajismo. En mi trabajo me he encontrado, en cuestión de paisaje, con terrenos más fáciles y más complicados. Estos últimos son aquellos en los que el entorno no ayuda: hay pocos elementos naturales. Entonces hay que “inventar” el paisaje, pero siempre a partir de lo que hay alrededor; para que se vea natural siempre utilizo vegetación endémica del lugar; a veces moldeo el terreno pero nunca a que se vea como campo de golf. Siempre le hago entender al cliente que se disfruta más, especialmente los niños, un paisaje natural con mezclas de plantas y vegetación local.

¿Cómo describirías, de una manera general, la casa ideal de vacaciones?

Por supuesto que depende mucho del lugar, pero de manera genérica una casa que esté abierta a las vistas, al exterior. Protegida de las condiciones climáticas de la zona, lo que supone llevar a cabo estudios bioclimáticos para saber cuál tiene que ser su orientación o qué fenómenos, como la lluvia, hay que tomar en cuenta. Con espacios privados y sociales que se adapten a las necesidades de sus habitantes y de los invitados.

El tema de la sostenibilidad, para mucha gente, es especialmente importante en una casa que estará en medio de la naturaleza ¿Qué medidas sustentables sueles aplicar en tus proyectos?

Nosotros siempre procuramos, de acuerdo al presupuesto del cliente, utilizar el mayor número posible de estas medidas. El uso de materiales locales e iluminación Led es fundamental. En estas locaciones no suele haber sistema de tratamiento de aguas negras, así es que en vez de fosas sépticas instalamos plantas de tratamiento para tener agua filtrada que pueda usarse para riego u otros fines. Casi siempre utilizamos paneles solares, como mínimo para calentar la casa o la alberca, pero también para generar la energía de la vivienda. Esto es complicado en lugares en los que las condiciones climáticas son muy variables. Pero en estos casos lo que hacemos es un sistema híbrido que combine energía solar y energía generada por gas.