El arte toma París

Cada vez vemos más obras de arte como decoración. Art Homes, es un concepto que está revolucionando el lujo en interiores residenciales en París a cargo del francés Gérard Faivre.

Gérard Faivre es el creador del concepto conocido como Art Homes, una opción que ha hecho transformaciones en el mercado inmobiliario de París. Faivre propone apartamentos de lujo, listos para ser habitados, diseñados y decorados con obras de arte minuciosamente curadas y, sobre todo, acompañados con un servicio de concierge al ser adquiridos.

Reconocido como uno de los principales referentes dentro del mundo de las propiedades de lujo, la firma de Faivre tiene la responsabilidad de alcanzar las expectativas de sus clientes más perfeccionistas, por medio de diseño exquisito, confort y la tecnología más actual.


Este magnífico apartamento se localiza en un distrito privilegiado de París, justo al lado del Río Sena. Avenue du Président-Wilson se ubica cerca de Champs Elysées, junto a boutiques de alta costura, una gran cantidad de museos, de Trocadero y de la Torre Eiffel.

Uno de los objetivos de Faivre como diseñador, y uno de sus mayores retos es nunca crear el mismo ambiente interior dos veces. Cree fervientemente que la casa debe reflejar la individualidad de cada cliente.

Para este proyecto, se realizó una mezcla de elementos tradicionales y contemporáneos con el objetivo de sorprender al cliente. La creatividad y la imaginación resultó en la materialización de espacios en perfecta armonía, que atraen indistintamente a cualquiera.

La entrada está pensada como un escenario, con una cortina que se cierra alude al tema principal, pero al mismo tiempo deja el misterio intacto. En este recibidor el piso es una ilustración esquemática de la Torre Eiffel, la cual se completa con iluminación indirecta en tonos azules y amarillos gracias a los paneles verticales colocados alrededor.

Sin duda, uno de los atractivos principales del apartamento es su espectacular vista panorámica a la gran torre. Este majestuoso símbolo de París ha inspirado notablemente a Faivre para configurar distribución al colocar el monumento justo en el centro, incluyéndolo sutilmente dentro de una atmósfera de lujo y confort.


Las habitaciones principales necesitaban alinear su orientación conforme a las mejores vistas de la ciudad, por lo que se redistribuyó la planta para que cada uno de los ámbitos pudieran disfrutar directamente del panorama. Después, eliminó todos los detalles clásicos existentes y los sustituyó por elementos con una línea moderna.

La arquitectura concibe una línea estética actual, por lo que el mobiliario y demás accesorios se encuentran en sintonía con el espacio. Para agregar una nueva dimensión a la atmósfera, se acentuó un juego de luces y sombras a través de diferentes detalles de diseño. También se utilizó profusamente el metal con diferentes objetivos, como marco, accesorio, panel o puerta, una clara referencia a la admiración del diseñador por la arquitectura industrial de París.

Por otra parte, la paleta de colores se enfoca en mostrar diferentes tonalidades de gris, según sea la aplicación específica: gris artístico para los muros; gris frío para los sofás, el piso de concreto y los tapetes; y gris metálico para el clóset y los electrodomésticos.

Finalmente, el tema de la altura tiene un papel muy importante, ya que se estimulan las líneas verticales y acentúa la elegancia del mobiliario y los accesorios, como paneles de gran tamaño y muebles largos. Gracias a su amistad con diversos escultores, Faivre adquirió exclusivas piezas de gran formato dentro de este extraordinario diseño interior.