100 años de princesas británicas antes de Charlotte

Conoce las historias de princesas desterradas, deportistas, cantantes e incluso, estrellas de reality shows

Hasta hace unos años, la hija de William y Kate, duques de Cambridge, no hubiera sido llamada “princesa”. En 1917, el rey George V decretó que el título “Su Alteza Real” (HRH que significa Her Royal Highness) sólo aplicaban para el monarca, sus hijos y el primer nieto del príncipe de Gales. Si esas reglas siguieran en pie, la pequeña Charlotte sería Lady Charlotte Mountbatten-Windsor.

El título HRH y “Princesa” estaban reservados para tres casos:

  • La hija legítima de un soberano británico
  • La nieta legítima de la línea masculina de un soberano británico
  • La esposa de un príncipe británico

Por eso es que a lo largo de 100 años, la familia real inglesa tan sólo ha tenido 20 princesas.

Las reglas cambiaron cuando la reina Elizabeth II permitió que todos los hijos del heredero mayor del príncipe de Gales pudiera llevar el título real, por lo que la princesa será conocida como “Su Alteza Real” (HRH) Princesa Charlotte.

Pero antes de la más reciente princesita (Carlota, como la llaman en español) hubieron varias interesantes mujeres con el mismo título. Conócelas a continuación.

Sibylla de Sajonia-Coburgo y Gotha. La madre del actual rey de Suecia nació princesa inglesa y en su juventud se convirtió en una princesa sueca al contraer matrimonio con el príncipe Gustaf Adolf, que no logró ascender al trono. Era nieta del príncipe Leopold, el hijo más joven de la reina Victoria y el Príncipe Albert.

Caroline Matilda. Conocida como “Calma”, la princesa era hermana de Sibylla, la cuarta hija de Charles Edward, duque de Sajonia-Coburgo y Gotha. La princesa se casó tres veces. Abandonó a su primer marido, el segundo murió en combate en la Primera Guerra Mundial y se divorció del tercero. Después de la segunda guerra el clan Sajón-Coburgo se quedó sin dinero, por lo que los más jóvenes dejaron sola a su abuela al final de su vida. 

Princesa Marina, Duquesa de Kent. Marina es la última princesa extranjera en casarse con un miembro de la familia real británica. Su matrimonio con el príncipe George, Duque de Kent -el cuarto hijo de George V y la reina Mary-amplió su título a Inglaterra, pues siguió siendo princesa de Grecia y Dinamarca el resto de su vida. Su ascendencia también tuvo origen ruso, era hija de la Gran Duquesa Elena Vladimirovna de Rusia y nieta segunda del Zar Alexander II.

Marina y el príncipe George se conocieron en Londres y se casaron dos años después, en 1934. Su boda incluyó una ceremonia tradicional griega. El duque murió en batalla en un choque de avión en 1942, lo que empujó a su viuda a ayudar a los soldados como enfermera civil durante la guerra, bajo el seudónimo “Hermana Kay”.

Sus actividades oficiales incluyeron una visita a la Ghana independiente en 1957 y en 1966 cuando Botswana se convirtió en República. De hecho, el hospital más importante del país lleva su nombre.

Como datos curiosos, Marina forma parte del Salón de la Fama de la Lista internacional de los mejor vestidos desde 1960, junto a la princesa Grace de Mónaco. The Kinks escribieron la canción "She's Bought a Hat Like Princess Marina" en su honor.

Frederica de Hanover tiene una historia sumamente interesante. Fue la esposa del rey Paul I de Grecia, madre de la reina Sofía de España y del último rey de Grecia, Constantine. Por ser hija de un príncipe de Hanover, Gran Bretaña e Irlanda, heredó el título de princesa del imperio británico. Pero poco después de su nacimiento el rey George V limitó el HRH y Princesa, por lo que Frederica perdió el título.

La futura reina de Grecia fue exiliada a Londres cuando las fuerzas alemanas invadieron Creta. Poco después, el rey George II  y el resto de la familia real se mudó a Sudáfrica, dónde Frederica dio a luz a su última hija, Irene. Tras un paso breve en Egipto, el pueblo de Grecia decidió reinstaurar al rey George en el trono y la princesa y su esposo volvieron al país. En 1947 este ascendió al trono como Paul I, haciendo de Frederica Reina Consorte.

Durante su reinado Frederica estableció campos de ayuda para huérfanos de la guerra, realizó varios viajes diplomáticos por el mundo y se convirtió en una celebridad, apareciendo en las portadas de Life y Time.

Su reinado terminó cuando murió el rey Paul y su hijo Constantine se casó con la Princesa Anne-Marie de Dinamarca.  Desde entonces vivió en la provincia griega fuera del ojo público, salvo por actos oficiales en España y Grecia. Después de que se disolvió la monarquía en los años 70 para nunca más volver, Frederica se vio obligada de nuevo al exilio, pasando los últimos días de su vida en Madrid, donde murió en 1981.

Elizabeth I. La “reina madre” fue la esposa de George VI y madre de la reina Elizabeth II y la princesa Margaret, Condesa de Snowdon. Fue la reina de Inglaterra desde 1936 hasta 1952, es decir, la representante del imperio británico durante la Segunda Guerra Mundial. Además fue la última emperatriz de la India, antes de que la corona perdiera la colonia. Originaria de Escocia, Elizabeth Bowes- Lyon se convirtió en princesa cuando se casó con Albert, duque de York, el segundo favorito para el trono después del rey George V y la Reina Mary. Cuando el heredero directo abdicó al trono por enamorarse de una plebeya norteamericana, Elizabeth se convirtió en reina.

Al lado de su esposo gozó de popularidad gracias a su gesto sonriente, a pesar de enfrentar la segunda Guerra Mundial y tener los ánimos del pueblo británico sobre los hombros. Cuando miembros de la corte le sugirieron el exilio, la reina se negó y se quedó con sus dos hijas en Londres durante el momento más crítico de la invasión germana (el momento fue retratado en la película ganadora del Oscar The King’s Speech en 2010). Adolfo Hitler la llamó “la mujer más peligrosa de Europa” en el momento.

Concluida la guerra, la salud del rey empeoró cada vez más hasta su muerte, lo que dejó a Elizabeth viuda a los 51 años. Su hija tomó el trono y pasó a ser conocida como “La reina madre” para no confundirla con Elizabeth II.

El resto de su vida lo pasó casi tan ocupada como durante su reinado, asistiendo a eventos públicos con su alegre gesto. Al final de su vida se mantuvo activa a pesar de lesiones y enfermedades. Murió en 2002 a la edad de 101 años, siendo hasta entonces el miembro más longevo en la historia de la corona británica.

Elizabeth II. La actual soberana del imperio británico ascendió al trono con apenas 26 años y gracias a una serie de eventos inesperados. Sus padres fueron el Príncipe Albert y su esposa, la Reina Elizabeth I. Durante su infancia, la princesa vivía los privilegios de la realeza sin obligaciones, pues su padre era el segundo en turno para el trono. Cuando George V murió, Edward VIII ascendió al trono, pero abdicó poco después por seguir su corazón y casarse con Wallis Simpson, lo cual representaba renunciar al trono.

El príncipe Albert se convirtió entonces en el rey George VI. Desde entonces la princesa se involucró cada vez más en la vida pública. Transmitió un programa de radio para los niños ingleses en la segunda Guerra Mundial, supervisó a las tropas en 1942 y empezó a acompañar a sus padres en sus apariciones oficiales. Un par de años después se unió al servicio de Auxilio Territorial para aprender de mecánica y manejo. Poco después se casó con el príncipe Phillip de Grecia, su esposo hasta el día de hoy. Unida a este, Elizabeth ascendió al trono en 1952 con apenas 26 años, siendo su coronación la primera transmitida por televisión en la historia.

La pareja tuvo cuatro hijos: Charles, a quien nombró su sucesor y es el príncipe de Gales, Anne, Andrew y Edward. Fue suegra de Diana de Gales y Sarah, ex duquesa de York. Es la bisabuela de la princesita Charlotte. 

Margaret, Condesa de Snowdon. La hermana pequeña de Elizabeth II era muy joven durante los momento más difíciles de sus padres. Cuando su hermana ascendió al trono, a pesar de ser la siguiente en la fila, su turno nunca llegó. A los 22 años se enamoró del capitán Peter Townsend, pero su hermana no aprobó el matrimonio después de que este pidió su mano por ser un hombre divorciado. La despechada Margaret terminó casándose en 1960 con el fotógrafo Antony Armstrong-Jones, que la reina nombró Earl de Snowdon. La pareja se divorció 18 años después y Margaret no volvió a casarse. Como suele ocurrir con los hermanos menores de los herederos al trono, Margaret fue conocida por su divertida vida, que pasó entre fiestas y gente interesante. Se le asoció con múltiples hombres por varios años, todos de distintos y fabulosos orígenes. La fiesta la llevó a ser una fumadora empedernida, lo que afectó su salud al final de su vida. A pesar de una operación de pulmón en 1985, la princesa vio su salud deteriorarse poco a poco, sufriendo tres ataques fulminantes en los 90. Murió en 2002, poco antes que la reina madre.

Birgitte, duquesa de Glocuester. Es esposa del príncipe Richard, primo de Elizabeth II. Proviene de la aristocracia danesa, que la llevó a trabajar en la embajada de su país en Londres en los años 70. La pareja tiene tres hijos. Birgitte cumple con labores oficiales en nombre de la reina, lo cual la ha llevado a conocer países tan distantes como Japón, Nueva Zelanda y Singapur. Es presidente de la Real Academia de la Música y vive en Kensington, Londres.

Alexandra, Honorable Dama Ogilvy. Es la nieta más pequeña del rey George V y la reina Mary. Nació poco después de que Edward VIII abdicara al trono. Fue la primera princesa que acudió a un internado, más tarde estudió en Paris y en el Hospital Great Osmond Street. Se casó con Angus James Bruce Ogilvy con quien vivió toda su vida hasta que este falleció en 2004. Su boda se transmitió en televisión ante una gran audiencia. La princesa vive en la casa que ocupó toda la vida con su esposo a pesar de que está sola, pues sus dos hijos se fueron. Por eso alterna entre su enorme casa y un departamento en Londres.  Alexandra es muy popular entre la realeza. Fue dama de honor en la boda de su prima Elizabeth II y de la entonces princesa Sofía de Grecia y Dinamarca con el príncipe Juan Carlos de España. Ambas son primas segundas. Además, la princesa ha estado ocupada durante años, cumpliendo con funciones reales que pasan los 100 compromisos anuales en nombre de la reina. Entre ellas está la visita en representación de Elizabeth II en la independencia de Nigeria, por ejemplo. Alexandra ha bajado la intensidad de sus compromisos en los últimos años porque padece de artritis, pero fuera de eso, goza de excelente salud.

Katharine, Duquesa de Kent. Es la esposa del príncipe Edward, duque de Kent y primo de la reina Elizabeth II. La duquesa es conocida por convertirse al catolicismo en 1994, la primera en hacerlo públicamente desde 1700. Además, la duquesa es cantante, forma parte de varios coros. También es fan de los deportes. Entregó el trofeo en Wimbledon durante años como lo hacía su suegra la Princesa Marina y es el miembro de la familia real que más ha asistido a la final de la Cup FA en la historia.

Anne, princesa real. La hija de la reina Elizabeth II es conocida por dos cosas, su trabajo de caridad (apoya a más de 200 organizaciones) y su destacada carrera ecuestre. La princesa en algún momento fue la tercera en espera del trono, pero al cabo del nacimiento de sus hermanos pequeños, seis sobrinas y sobrinos, y dos pequeños más, ahora es la doceava. No que le importe mucho. La princesa ha estado casada un par de veces, primero con Mark Phillips y después con Timothy Laurence, su compañero hasta hoy en día. Tuvo un par de hijos con su primer esposo y ahora tiene tres nietas. Su amor por los caballos le mereció dos medallas de plata en 1975 en los European Eventing Championships, donde se llevó una medalla de oro en 1971. También cumple con un montón de apariciones públicas y compromisos oficiales que suman alrededor de 500 al año.

Princesa Michael de Kent. El origen de la altísima rubia (la más de toda la familia británica) es muy variado. Su familia es húngara y alemana. Hija de un barón alemán y una condesa austro húngara. Por su madre, la princesa es también descendiente de Diane de Poitiers, amante de Henri II de Francia, de Catalina de Medici, reina de Francia y del pintor Paul Rubens. Su matrimonio con el príncipe Michael le da su título, en lugar de usar su nombre real, Marie Christine.

Aunque los Kent no tienen obligaciones oficiales, de pronto cumplen como representantes de la reina Elizabeth en el extranjero. Sin embargo, Marie más bien dedica su tiempo a escribir libros sobre las realeza europea (es autora de más de cinco) y a su pasión por el diseño de interiores.

La alemana ha causado polémica en el pasado por enviar “de vuelta a las colonias” a un grupo de estadounidenses durante una cena en medio de una discusión y por supuestamente llamar a Diana de Gales una “amargada”, aunque la corona siempre ha negado los rumores.

Sarah, Duquesa de York. La pelirroja mejor conocida como “Fergie” es probablemente la más divertida princesa de los últimos años. Hija de una familia acomodada inglesa, fue amiga del príncipe Andrew desde niña. Después de años de conocerse, la pareja contrajo matrimonio en 1986, en una boda televisada y muy popular después de la de sus cuñados, Charles y Diana.

Elizabeth II nombró a su hijo Duque de York y por ende, Sarah también llevó el título. La pareja tiene dos hijas: Eugenie y Beatrice, muy parecidas a su madre. Los duques se divorciaron tras 10 años de matrimonio, lo cual significó que ella renunciara al título de HRH, pero no al de duquesa, a menos que vuelva a casarse.

Fergie es toda una celebridad por derecho propio. Fue imagen de Weight Watchers durante años y de la compañía de maquillaje Avon. También ha protagonizado varios reality shows en Inglaterra y es autora de más de 20 libros que incluyen a Budgie the Little Helicopter una saga para niños.

En 2006, la cantante también conocida como Fergie tituló su disco “The Dutchess” en honor a la pelirroja con la que comparte apodo.

Diana, Princesa de Gales. Lady Di es uno de los rostros más icónicos del siglo XX. Su belleza, trágico matrimonio e inusual trabajo filantrópico le mereció el cariño no sólo del pueblo británico, sino de resto del mundo. Diana provino de la aristocracia inglesa, hija del honorable Earl Spencer, lo cual le mereció el título de Lady en 1975 y ser candidata perfecta para ser reina cuando Charles ascendiera al trono.

Su boda en 1981 fue uno de los eventos más importantes de la década, y fue el principio de su complicada relación con los medios. Mientras su matrimonio se derrumbaba por la infidelidad del príncipe, la madre de William y Harry cumplió sus obligaciones oficiales durante años, usándolos como plataforma para llevar la atención a causas como la lucha contra el SIDA y la prohibición de bombas enterradas bajo tierra. Sobre esta última existen fotos de la princesa caminando valientemente sobre un campo minado.

Su celebridad creció a tal grado que su divorcio del príncipe en 1996 no afectó su popularidad en lo absoluto. Diana dio a conocer detalles de su intimidad con Charles en una histórica entrevista televisada que le dio la vuelta al mundo, junto con sus hermosos vestidos y sus célebres amigos.

Diana tuvo una relación con el cirujano inglés/pakistaní Hasnat Khan terminado su divorcio, sin embargo, el romance fugaz con el multi millonario egipcio Dodi Fayed fue la última relación de su vida. Diana murió en un accidente automovilístico en París en 1997 mientras la pareja era perseguida por paparazzi. Su funeral se llevó a cabo con los honores propios de la realeza, pese a que Diana había perdido su título, en una de las imágenes más tristes del nuevo milenio.

Sophie, Condesa de Wessex, es la esposa del príncipe Edward, el más pequeño hijo de la reina Elizabeth II. A diferencia de otras princesas, su origen en completamente plebeyo, hija de un vendedor y una secretaria. Sin embargo, Sophie se rodeó de una clase social más privilegiado que sus padres, convirtiéndose en publirrelacionista, lo que la llevó a vivir un año en Australia. Conoció al príncipe en 1993 y fueron novios seis años, hasta que se casaron en 1999. La nueva princesa siguió trabajando hasta 2002, que decidió dedicarle su tiempo a sus deberes oficiales. Tienen dos hijos pequeños y viven con ellos en Surrey.

Sus deberes incluyeron su visita a tropas británicas en Afghanistan en 2011 y a Bahrain, donde recibieron un par de joyas muy valiosas. Estas causaron una controversia tal, que los príncipes las vendieron y donaron las ganancias a favor del pueblo de Bahrain. Un año después la pareja visitó varias islas del Caribe con motivo de los festejos del jubileo de Diamante (el 60 aniversario) de la reina Elizabeth II.

Camilla, Duquesa de Cornwall. Es la segunda esposa de Charles, Príncipe de Gales y heredero directo del trono. Sin embargo HRH Camilla no usa el título que alguna vez llevó Diana, sino uno secundario de su esposo. Camilla proviene de una familia militar privilegiada, que la llevó a codearse con la realeza desde muy joven. Curiosamente, su primer esposo Andrew Parker Bowles también fue novio de la princesa Anne, hermana de Charles, en los años 60.

La pareja estuvo casada durante años, hasta su divorcio en 1995. Camilla empezó entonces –aunque la fecha exacta se desconoce- una polémica relación amorosa con Charles, mientras el príncipe seguía casado con Diana de Gales.

En 2005 la pareja finalmente se casó por el civil seguido de la bendición de la iglesia anglicana, que fue televisada para el disgusto de algunos. Desde entonces, Camilla cumple con sus funciones reales al lado de su esposo, como su reciente visita a México para conmemorar la relación de nuestro país con el suyo.

La Duquesa es  más bien discreta, pero levanta la voz a favor de la lucha contra la osteoporosis y el abuso sexual, lo cual le ha valido reconocimiento y admiración de filántropos del mundo.

Catherine, duquesa de Cambridge. “Kate” como la llaman cariñosamente los británicos es la heredera de Diana como figura pública, de acuerdo a la opinión popular. Es la esposa del príncipe William. Las posibilidades de que en el futuro sea reina son muy altas, su esposo es el segundo en espera del trono.

Proviene de una familia común, si bien privilegiada de un pequeño pueblo cerca de Berkshire. Estudió historia en la Universidad St Andrews, donde conoció al príncipe William. Fueron novios durante años, con un breve rompimiento muy público que llevó a Kate al ojo de los paparazzi. Tras su reconciliación, la pareja se casó en Westminster Abby en 2011 en un evento sin precedentes –tan sólo la boda de Charles y Diana treinta años antes-que se convirtió en un fenómeno mediático. 

Kate es conocida por su impecable estilo, su bonito pelo y su presencia en los eventos oficiales más divertidos. Los duques viajaron a Canadá y Estados Unidos en una gira que causó furor en Norteamérica y estuvieron presentes durante los últimos Juegos Olímpicos.

Aunque parece que siempre están en las noticias, la pareja recientemente dio de qué hablar más que nunca ante la anticipada llegada de su primera hija.

Princesa Beatrice de York. Nacida en 1988, es heredera del Príncipe Andrew y su ex esposa Sarah, la duquesa de York, mejor conocida por su cabellera pelirroja y su apodo “Fergie”. La princesa no cumple con obligaciones oficiales, pero se le ha visto en múltiples eventos familiares. Destacó su presencia en la boda de William y Kate en 2011, en la que usó un peculiar sombrero que le dio la vuelta al mundo. El furor fue tal, que Beatrice eventualmente lo subastó y destinó las ganancias a una buena causa. Pero fuera de los sombreros, Beatrice tiene otros intereses. Estudió Historia en la University of London y trabajó en Sony Pictures Television durante dos años. Actualmente estudia finanzas en Estados Unidos, aunque su ubicación exacta se desconoce.

Princesa Eugenie de York. La hermana de Beatrice, nacida en 1990, también usa sombreros peculiares, pero no es tan conocida por ello. En cambio, la princesa es una destacada gerente de subastas en Paddle8 de Nueva York. Estudió Historia del Arte, Literatura inglesa y Política en Newcastle University en 2009 y se graduó en 2012. Aunque no tiene obligaciones oficiales, también aparece en eventos familiares cuando es necesario.

Lady Louise Windsor es la única hija del príncipe Edward y su esposa Sophie, Condesa de Wessex. Nació en 2003, tiene 12 años. La pequeña Louise es Girl Scout o Brownie igual que su madre en su infancia. Fue una de las niñas de las flores en la boda de William y Kate.