Cerveza artesanal, en la pelea por el mercado nacional

La demanda ha crecido y los consumidores se están enamorando de la cerveza artesanal, en una nueva oportunidad para el sector en México.

Ciudad de México

La cerveza artesanal tiene una nueva oportunidad en el mercado mexicano. Además de que el consumo ha crecido, las nuevas empresas dedicadas al sector son cada día más, cuenta Ernesto Mora, químico y socio de Central Cervera, una compañía que produce cerveza artesanal en la Ciudad de México.

Su centro de producción se encuentra varios escalones arriba de las cervecerías caseras, pero apenas algunos debajo de una planta industrial. Para llegar a ese nivel, se necesitarían unos 3 millones de pesos, entre materiales, instalaciones y gastos de operación, según calcula.

Mientras prepara un nuevo lote de cervezas, Mora dice creer que el limitar los contratos de exclusividad a Grupo Modelo y a Cuauhtémoc Moctezuma, como resolvió la Comisión Federal de Competencia, no impulsará tanto como se cree al sector artesanal, aunque piensa que sí le dará algunos beneficios.

Irónicamente, el químico de 27 años destapa una ‘caguama’ y a la par explica el proceso de hacer arte con la malta y los lúpulos, para darle sabor, aroma y cuerpo únicos a la cerveza.

La producción es como cocinar y para empezar el proceso es como hacer un té, describe en palabras más sencillas.

En su "cocina" hay dos recipientes, que son como ollas, un fermentador, barriles, botellas y materiales químicos como matraces Erlenmeyer.

Pero para comenzar con el proceso, los socios de Central Cervecera primero calculan las porciones, como en cualquier otra receta. Muelen la malta, extraen el azúcar, enfrían la mezcla y después la dejan fermentar. Pero el resultado final lo tendrán listo hasta dentro de 15 o 20 días, para después llevar su cerveza a bares de la capital mexicana.

La compañía ahora tiene alrededor de 30 clientes, cifra que difícilmente crecerá, al menos por ahora. El químico Ernesto Mora dice que para poder incrementar el número de bares a los que venden tendrían que dar el 'salto' a una planta industrial, camino que ya vislumbra más cercano.

Pero la producción de Central Cervecera es constante y sobretodo numerosa. Lo único que los detiene, según el químico Mora, es la capacidad de su "cocina", porque la demanda ha crecido y los consumidores se están enamorando de la cerveza artesanal, en una nueva oportunidad para el sector en México.