Cara Delevingne presentó su colección de bolsos en Londres

La modelo presentó su propia colección de bolsos para la marca Mulberry y, como era de esperar, acaparó todos los titulares.

Londres

Una recia chaqueta conjuntada con shorts o minivestidos, la mochila al hombro y una melena como si no hubiera sido lavada ni peinada en días: quien quiera imitar el look londinense en la próxima temporada otoño-invierno debe seguir la pista a la supermodelo Cara Delevingne.

Aunque esta joven de 21 años sólo desfila en determinadas pasarelas de la London Fashion Week -que termina mañana-, su estilo tomboy, andrógino y un tanto sobrio está presente en todas partes.

La colección de la modelo, colaboración con el fabricante de bolsos Mulberry, oscila entre lo clásico, lo rockero y lo práctico.

La mayor sorpresa de la "top model del momento" en Reino Unido la protagonizó con su colaboración con el fabricante de bolsos Mulberry. La marca, que fue símbolo de la moda británica creativa, desenfadada y con un punto clásico, había caído en picado hasta que el domingo Delevingne presentó su propia colección para la marca. Y, como era de esperar, acaparó todos los titulares.

Fiel a su estilo, la colección de la modelo oscila entre lo clásico, lo rockero y lo práctico. Bolsos bandolera en verde intenso con remaches o estilo militar que pueden llevarse también como mochila a los hombros, todo "muy funcional", explicó Delevingne.

Y funcional es también en el caso de otros diseñadores la palabra clave para el próximo otoño/invierno. Se acabaron los tacones altísimos, por la pasarela londinense desfilan ahora zapatos planos y cómodas botas de motero. El legendario diseñador Paul Smith, por ejemplo, sigue apostando por el calzado masculino para la mujer, con suelas firmes y estilo universitario. Y cuando hay tacones, son anchos.

Todas las modelos del tradicional sello británico Belstaff calzaban botas de motero. Combinadas con vestidos, la caña de la bota se recoge un poco más abajo con los cordones, de manera que se enseña más la pierna. Las chaquetas de cuero adquieren forma cuadrada, con hombros más anchos, en un estilo que recuerda al de la nobleza inglesa.

También en Topshop dominó la mezcla entre el clasicismo británico y los elementos masculinos típicos del estilo tomboy. Los vestidos ajustados, shorts de cuero, polos y tonos cálidos en marrón o granate aportan las notas más femeninas. En el caso de la "Red Label" de Vivienne Westwood, abundaron las referencias a los 80 y 90 con aplicaciones y estampados.