Aumenta la demanda de oncólogos en La Laguna

Las costumbres y estilos de vida cambian constantemente y enfermedades como la diarrea o la tuberculosis, dejan su sitio a otras que aparecen como el cáncer.
Las instituciones de Sector Salud absorben la demanda de los casos.
Las instituciones de Sector Salud absorben la demanda de los casos. (Manuel Guadarrama)

Torreón, Coahuila

En la Comarca Lagunera no hay médicos suficientes que se especialicen en oncología, que analiza trata los tumores tanto benignos como malignos.

El cáncer es una enfermedad de este tiempo. Entre las mujeres el más común es el cáncer de mama, entre los hombres es el cáncer de próstata y en general el cáncer de piel.

Así dijo el doctor Francisco Rosales, oncólogo médico egresado de la UAdeC, jefe de oncología en la Clínica 71 de Especialidades del IMSS.

Los tiempos que se viven muestran una tendencia hacia el cáncer cérvico uterino y otros que son tratados con actividades preventivas, de consulta, tratamiento y cirugía.

Las costumbres y estilos de vida cambian constantemente y enfermedades como la diarrea o la tuberculosis, dejan su sitio a otras que aparecen, se fortalecen y quizá dentro de algunos años, cederán su lugar a nuevas tendencias.

Hoy dice la doctora Yolanda Jaramillo, las personas viven más tiempo, la medicina ha ayudado a ello, pero también tienen enfermedades que hay que abordar y que todavía hace algunos años eran mortales.

Las cosas han cambiado y se puede tratar el cáncer con más efectividad, se va en el camino de ser aún más eficiente, hasta llegar al tratamiento personalizado.

Esta atención va ligada a una atención preventiva que esté pendiente de seguimientos de situaciones especiales en la salud de las personas y de enfermedades que se manifiestan en estos tiempos en regiones como la Comarca Lagunera.

Los tiempos que se viven muestran una tendencia hacia el cáncer cérvico uterino y otros que son tratados con actividades preventivas, de consulta, tratamiento y cirugía.

Y es en la prevención donde debe aplicarse más y disminuir los tiempos de espera entre las etapas de todo el proceso de atención a los enfermos de cáncer en el sector público.

Donde han sido rebasadas las instancias oficiales por las necesidades de la población que crecen cotidianamente y entonces las distancias en tiempo entre la atención a cada detalle de los análisis, pruebas, entrevistas con el paciente, son muy grandes.

El tiempo sigue y la enfermedad puede avanzar mientras el paciente va de un consultorio y laboratorio a otros.

Nuevas situaciones, otras tendencias en las enfermedades comunes para la región, la misma necesidad de más médicos especialistas en enfermedades que pueden ser mortales y presupuestos que siempre serán insuficientes ante las necesidades de la población que crece, lo mismo que sus carencias.