Sobreviviente de cáncer crea tarjetas que hubiera querido recibir

"No sabía qué decir" y "celebremos con lo que sea que no sepa asqueroso" es mucho mejor que "mejórate"
“¡Una sesión de quimio menos! Celebremos con lo que sea que no sepa asqueroso”.
“¡Una sesión de quimio menos! Celebremos con lo que sea que no sepa asqueroso”. (Emily McDowell)

Hace más de 10 años, la ilustradora y diseñadora Emily McDowell fue diagnosticada con linfoma Hodgkin en etapa 3, lo que la llevó a pasar nueve meses de quimioterapia y radiación antes de alcanzar la remisión.

Aunque desde entonces se mantiene sana, no ha olvidado la respuesta de las personas a su alrededor y lo que le hubiera gustado recibir de su parte. “La más difícil de mi enfermedad no fue perder el pelo, que me dijeran ‘señor’ en Starbucks ni el malestar por la quimio. Fue la soledad y aislamiento que sentí cuando muchos de mis amigos cercanos y familiares desaparecieron porque no sabían qué decir,  o decían lo peor sin darse cuenta” describe la diseñadora en su sitio.

Para ayudar a los pacientes y a sus seres queridos, McDowell creó una serie de “tarjetas empáticas” con mensajes honestos que le hubiera gustado escuchar cuando estaba enferma.  Decir “que te mejores” no tiene mucho sentido cuando una persona podría no lograrlo en la opinión de Emily, como tampoco ayudan los mensajes “humorísticos” que hacen bromas sobre la caída del pelo o la cirugía, que es lo más común.

En cambio, los pacientes pueden sentirse “vistos, entendidos y amados”con las creaciones de la diseñadora, o al menos esa es su intención. La primera edición de tarjetas –McDowell planea hacer más- está disponible en línea y es esta:

 

“Siento mucho no haber estado en contacto. No sabía qué decir”

  

“Te prometo que nunca voy a referirme a tu enfermedad como un ‘viaje’. A menos que te lleve de crucero”

 

“Sólo quiero que sepas que estoy completamente dispuesto(a) a llevarte a tus tratamientos, limpiar tu casa, ayudarte a escoger pelucas favorecedoras, inventar ejercicios de visualización increíbles y si me tuerces el brazo, creo que también podría tirarme en el sillón a ver tele chafa contigo. Ya sé. Es un sacrificio que estoy dispuesta(o) a hacer. Te quiero.”

 

“Ya sé que #FuckCancer no te ayuda a pasar por esto. Aquí estoy cuando me necesites.” 

 

“Por favor permíteme ser la primera en pegarle a la próxima persona que te diga que todo pasa por algo. Siento mucho que estés pasando por esto.”

 

“¡Una quimio menos! Celebremos con lo que sea que no sepa asqueroso”.  

 

“Siento mucho que estés enfermo. Quiero que sepas que nunca voy a intentar venderte un tratamiento del que leí en Internet.” 

 

“Cuando la vida te de limones no te voy a contar una historia de cómo el amigo de mi primo se murió de limones.”

¿Cuál es tu favorita?