Kevin Spacey es el nuevo mercenario en 'Call of Duty'

El videojuego se desarrolla en el año 2054, cuando una poderosa empresa paramilitar privada dirigida por Jonathan Irons (Spacey) trata de derrocar al gobierno.
Kevin Spacey.
Kevin Spacey interpreta a Jonathan Irons, un mercenario que quiere dirigir el mundo. (Call of Duty)

San Francisco

Una nueva versión del exitoso videojuego Call of Duty que pone a los famosos soldados del futuro a combatir contra el maquiavélico mercenario encarnado por el actor estadunidense Kevin Spacey se dará a conocer hoy.

La empresa Activision lanza una nueva versión de este juego de disparos en primera persona (FPS, First Person Shooter), una franquicia de varios miles de millones de dólares.

Para esta nueva versión, titulada Call of Duty: Advance Warfare, los estudios Sledgehammer se adaptan a las nuevas capacidades de las consolas de nueva generación PlayStation 4 y Xbox One.

"Tenemos un enfoque muy diferente del juego", dijo el presidente ejecutivo de Activision, Eric Hirshberg. Esta vez, "modificamos la fórmula en diferentes sentidos".

En efecto, los estudios Sledgehammer cambiaron la mecánica del juego dotando a los soldados de "trajes de exoesqueletos" que les dan superpoderes.

Una nueva trama se teje junto con un "nuevo personaje central" encarnado por el famoso y oscarizado actor Kevin Spacey.

Los movimientos y expresiones de Spacey fueron captados a través de un procedimiento especial para crear una versión virtual realista del actor que interpreta a Jonathan Irons, un mercenario que quiere dirigir el mundo.

"Ha sido muy divertido trabajar con el equipo y dar vida a Jonathan Irons", dijo Spacey en un comunicado. "Esta tecnología es realmente destacable y diferente a todo lo que he hecho hasta ahora. Estoy emocionado de ver qué sucede con esto".

100 millones de juegos

El juego se desarrolla en el año 2054, cuando Atlas, una poderosa empresa paramilitar privada dirigida por el personaje de Spacey, está tratando de derrocar al gobierno. Tomado por el odio y la sed de venganza tras la muerte de su hijo, Irons se halla obsesionado por el poder, listo para llevarse por delante a todos en su camino.

Los jugadores encarnan el papel de soldados con capacidades de combate multiplicadas por 10.

En el juego, "nada se da por sentado", dijo el cofundador de Sledgehammer y director del juego Glen Shcofield, mencionando "amplias investigaciones, miles de proyectos, una atención extraordinaria en la historia, una increíble obsesión por el detalle".

"'Call of Duty' acerca a los fanáticos a un nivel muy profundo, y diseñar una nueva visión de la próxima generación nos ha inspirado mucho", añadió.

El nuevo episodio se venderá a partir del martes y a 60 dólares la unidad, con versiones especiales para las últimas consolas de Sony y Microsoft o las computadoras que funcionan con el sistema operativo Windows. Los que encargaron el juego en preventa, ya hacen cola en Sydney, Australia.

"Cada año, el lanzamiento de 'Call of Duty' representa, más que el lanzamiento de un nuevo producto, un evento cultural que reúne a millones de personas en todo el mundo", dijo el gerente comercial de Activision, Tim Ellis.

El juego ha vendido más de 100 millones de unidades desde su lanzamiento a finales de 2003. Los episodios de "Call of Duty" se inspiran también en personajes históricos.

El juego ya ha utilizado la imagen del ex presidente cubano Fidel Castro, del ex presidente de Estados Unidos John F. Kennedy, y del depuesto dictador de Panamá Manuel Noriega.

Un tribunal de California acaba de rechazar una demanda de Noriega, quien paga actualmente pena de prisión en Panamá, en la que exigía una retribución por la utilización de su imagen en la versión 2012 del videojuego.

El octogenario exdictador acusó a la empresa editora de utilizar su imagen sin su permiso y de tratarlo de villano traidor en la pantalla. Pero Activision pidió al juez desestimar la demanda de Noriega argumentando que el uso de su personaje formaba parte de la libertad de expresión.

"Esta demanda fue absurda desde el principio y estamos muy contentos de que al final no haya sido un conocido criminal quien la haya ganado", saludó la decisión el exalcalde de Nueva York Rudolph Giuliani, abogado de la firma.

El director general de Activision, Bobby Kotick, se felicitó por su parte por lo que consideró una "victoria para los 40 millones de miembros de la comunidad de 'Call of Duty'".