Burdeos inicia la construcción de una ciudad dedicada al vino

Los encargados del proyecto arquitectónico, que abarcará 14 mil metros cuadrados a la orilla del río Garona, dicen que su objetivo es “explicar la verdadera dimensión universal de esta bebida”
El edificio principal tendrá una altura de 55 metros y un diseño curvado en forma de espiral.
El edificio principal tendrá una altura de 55 metros y un diseño curvado en forma de espiral. (Especial)

París

La ciudad de Burdeos, Francia, planea inaugurar en 2016 la primera Ciudad de las Civilizaciones del Vino, un complejo arquitectónico cuyas obras comenzaron este mes y que estará destinado a “explicar la verdadera dimensión universal de esta bebida”.

“Queremos contribuir a proteger y transmitir entre el gran público la cultura milenaria del vino”, precisó en la presentación del proyecto Sylvie Cazes, una de las responsables de llevar esta iniciativa a cabo.

De acuerdo con Cazes, el futuro centro será el primero de esas características en Europa. El edificio, que tendrá una altura de 55 metros y un diseño curvado en forma de espiral, se levantará a orillas del río Garona sobre una superficie de 14 mil metros cuadrados, de los que 750 estarán destinados a espacios de exposición vinícola, mientras que 3 mil 500 compondrán un recorrido cultural sobre esa bebida que constará de 23 salas temáticas.

El complejo también contará con un auditorio de 250 plazas para eventos y conferencias, un salón de lectura mediática y seis salas equipadas para organizar talleres de iniciación y degustación para catadores.

La construcción de la Ciudad de las Civilizaciones del Vino, que según Philippe Massol, director general del proyecto, “ni es un museo ni un parque temático, sino todo eso y algo más”, correrá a cargo de un consorcio de 40 empresas reunidas en torno a la compañía GTM Bâtiment Aquitaine, filial de la constructora Vinci Construction.

El valor total del proyecto será de 63 millones de euros (alrededor de mil 134 millones de pesos), de los que 77 por ciento se invertirá a través de financiación pública por parte de la Unión Europea, el Ayuntamiento de Burdeos y el gobierno francés, mientras que el resto de los recursos (23%) provendrá del sector privado.

CAPITAL MUNDIAL

La apertura al público está fijada para abril de 2016. Con ella, “Burdeos buscará convertirse en la capital mundial cultural del vino, después de ser ya, junto a otras nueve ciudades, capital económica” de esa bebida, precisó el director.

En términos laborales, el centro generará 600 empleos durante su fase de construcción y 750 de forma directa e indirecta una vez que esté terminado, y se espera que su repercusión financiera alcance el flujo de 40 millones de euros (720 millones de pesos) anuales para la economía local.

Su puesta en marcha, según Cazes, está en un contexto de expansión de la ciudad de Burdeos en términos turísticos, ya que esa localidad cuenta con una media de 3 millones de visitantes anuales.

La organización calcula que 450 mil personas visitarán el complejo al año, de las que 80 por ciento serán turistas franceses y solo 20 por ciento extranjeros. Además tienen previsto que se organizarán dos grandes exposiciones anuales y diferentes eventos artísticos, científicos y culturales, como conciertos, debates o coloquios relacionados con el vino.

Cazes aseguró que la ruta guiada por el centro, que tendrá una duración aproximada de tres horas, se hará en ocho idiomas. También habrá un “itinerario especial para los más pequeños”.

En este sentido, el recorrido propone “una inmersión en el universo cultural del vino” jalonado por “etapas lúdicas, oníricas y sensoriales” que permitirán comprender mejor la relevancia de esta bebida.

Para Cazes, este caldo es un “elemento indisociable de la cultura francesa y de tantos otros países” y, a lo largo de los años, a su juicio ha servido “para estrechar lazos entre los hombres”, así como para “engendrar mitos y ritos”.

Burdeos encara así la última etapa de un proceso que comenzó a fraguarse en 2008, “como respuesta a la falta de un espacio que hiciera justicia a su verdadera dimensión cultural, social y universal” y para contrarrestar que, según Cazes, “ninguno de los 20 museos o parques temáticos más visitados del país esté en el suroeste de Francia”.

*** ***

CERVEZA ARTESANAL BUSCA CRECER EN 2014

En México se requiere dar seguimiento a la prohibición de contratos de exclusividad para la industria de la cerveza a fin de crecer en el mercado artesanal, aseguró Jaime Andreu, vocero la Asociación Cervecera de la República Mexicana (Acermex), quien opinó que 2013 fue histórico por la reconfiguración de lineamientos que dio una apertura a los pequeños productores, y para este año “esperamos que la Comisión Federal de Competencia Económica (CFCE) trabaje para que la resolución se lleve a la práctica”.

Aunque “hay un constante acercamiento de consumidores a la diversidad, la gente lleva tomando las mismas cervezas durante generaciones... En el mundo hay alrededor de 100 estilos y en México solo había acceso a tres o cuatro hasta hace algunos años”, explicó.

Según el portavoz de Acermex, “97 por ciento del mercado es controlado por las grandes empresas, el resto está muy fragmentado, somos insignificantes quizá para la competencia, pero lo importante es el potencial del crecimiento si el mercado se abre y la resolución se cumple”.

Aunque en México hay más de 17 cervecerías artesanales, el gran jugador sigue siendo Grupo Modelo, que en 2011 abarcó 57 por ciento del mercado, seguida por Cuauhtémoc Moctezuma con 41%.
(Notimex/México)