Vive Latino: el sueño que reunió a padre e hijo

Durante estos cuatro días haremos un repaso por aquellos personajes que le dan color al festival de música más importante de Latinoamérica.
Brandon, su padre y su primo disfrutando del Vive Latino
Brandon, su padre y su primo disfrutando del Vive Latino (Alejandra Arteaga)

Ciudad de México

Al joven Brandon, de 15 años, y su papá, de 40, los separaba la distancia de dos países, pero los reunió el Vive Latino. A pesar de que desde hace varios años dejaron de vivir juntos, el señor sabía cuánto le emocionaba a su hijo asistir al festival, así que decidió tomar un vuelo de Canadá para acompañarlo y realizar su sueño.

Junto con su primo Sergio y su papá, Brandon saltaba al ritmo del ska de la banda Segregados. El señor no duda en brincar y alzar los brazos cuando sus acompañantes lo hacen. Se ríen, aplauden y bailan juntos.

Brandon dice que desde que tenía 12 años seguía el Vive Latino, pero que era por medio de Internet porque no podía comprarse el boleto."No había venido otros años porque no tenía dinero", dice. Aunque le apena un poco que su papá le comprara la entrada, asegura sentirse muy "chido" de haber venido con él y su primo por primera vez.

"Vine a ver a Arcade Fire y a echar desmadre", dice Brandon quien asegura que desde hace mucho tiempo le gusta la banda canadiense, pero señala que no es porque su papá viva allá. "Siempre había querido venir, pero ahora sí se me hizo. Me siento bien chingón de estar aquí, de verlo (el festival) en persona", afirma y muestra todos los dientes que dan un aire juvenil a su sonrisa.

El papá de Brandon vive lejos de su familia en Canadá desde hace varios años y también es primerizo en el Vive Latino. "La primera vez que vi el festival fue en unos vídeos en Youtube y me gustó mucho. Había bastante gente. Por cuestiones de tiempo no podía traer a mi hijo, pero este año sí se nos hizo venir a los dos", asegura.

Ayer tomó un vuelo desde Canadá para traer a Brandon al Vive y dijo que se siente muy emocionado por dos razones: porque va a hacer realidad el sueño de su hijo 'rockero' y porque también viene a escuchar bandas "de mis tiempos" como Los Enanitos Verdes y La Ley.

"También me gusta mucho ver a mi hijo contento, porque era su sueño venir. A él le gusta mucho la música, de hecho, él está tocando la guitarra. Me emociona porque quizás, no sé, él quisiera ser ingeniero de sonido y este podría ser como su inicio", asegura.

Los tres esperan ver el festival lleno y poder escuchar a sus bandas favoritas. "Yo quiero estar hasta delante y echar mucho desmadre", dice Brandon, espíritu que comparte su papá, quien aunque sabe que no tiene la fuerza de su hijo y su sobrino de 17 años, "vine a aguantar, a estar aquí y a disfrutar".