Bodeguita del Medio abre su primera réplica en Varadero

La segunda Bodeguita de la isla abrió sus puertas ayer 31 de diciembre y pretende convertirse en otro atractivo turístico de Cuba.
"Mi daiquiri en El Floridita y mi mojito en La Bodeguita", Hemigway.
"Mi daiquiri en El Floridita y mi mojito en La Bodeguita", Hemigway. (Bodeguita del Medio)

La Habana, Cuba

El famoso restaurante habanero "La Bodeguita del Medio", que tiene once franquicias en diferentes países del mundo, abrió su primera réplica dentro de Cuba en un local ubicado en el balneario de Varadero, informaron hoy medios oficiales.

La segunda Bodeguita de la isla abrió sus puertas ayer 31 de diciembre y pretende convertirse en otro atractivo turístico para Varadero, primer polo de sol y playas en Cuba y ubicado en la provincia occidental de Matanzas, unos 120 kilómetros al este de La Habana.

El nuevo establecimiento pertenecerá también al grupo estatal Palmares que gestiona la Bodeguita, una marca registrada a favor del Ministerio de Turismo de Cuba y con once franquicias exteriores en México, Australia, Macedonia, Ucrania, República Checa y El Líbano.

Hemingway decía: "Mi daiquiri en El Floridita y mi mojito en La Bodeguita".


Junto a otros lugares emblemáticos como el bar Floridita, el cabaré Tropicana o las mismas playas de Varadero, la Bodeguita es un clásico de los recorridos turísticos en la isla, donde alcanzó fama por sus ofertas de "mojitos" y comida tradicional cubana.

El icónico restaurante de La Habana, ubicado en el centro histórico de la ciudad, fue fundado en 1942 como tienda de víveres y luego se convirtió en un bohemio centro de reunión de escritores, intelectuales y artistas.

El cantante Nat King Cole, el actor Errol Flynn, la francesa Brigitte Bardot, los escritores Pablo Neruda, Gabriela Mistral y Ernest Hemingway, son solo algunos de los nombres destacados de la larga nómina de sus visitantes ilustres.

La historia del establecimiento recoge que Hemingway solo lo visitó una vez, pero su corta estancia fue muy provechosa porque le "regaló" una frase que con los años contribuyó a su fama: "Mi daiquiri en El Floridita y mi mojito en La Bodeguita".