BlackBerry vuelve a demandar a compañía de Ryan Seacrest

La empresa canadiense volvió a presentar una demanda contra Typo Products, por lanzar un teclado de segunda generaciónque le da a los iPhone un teclado físico parecido a los de BlackBerry.
Ryan Seacrest es el fundador de Typo, teclados parecidos a los de BlackBerry para iPhone.
Ryan Seacrest es el fundador de Typo, teclados parecidos a los de BlackBerry para iPhone. (typokeyboards.com)

Nueva York

El fabricante de teléfonos móviles BlackBerry ha revivido una batalla legal contra una compañía en la que Ryan Seacrest es cofundador, con el alegato de que su teclado para iPhone es una copia del diseño del teclado físico de los teléfonos BlackBerry.

BlackBerry Ltd. ganó un interdicto preliminar el año pasado contra el primer teclado presentado por Typo Products. Pero Typo lanzó en diciembre un teclado de segunda generación. De nombre Typo2, es un estuche que le da a los iPhone un teclado físico por debajo de su pantalla táctil.

En una demanda federal presentada el lunes en San Francisco, BlackBerry aseveró que Typo sigue infringiendo los patentes de su compañía, incluyendo aquellos relacionados con el diseño, luz de fondo y tecnologías de automatización de escritura. Entre las acusaciones, BlackBerry argumenta que los elementos de diseño copiados incluyen el tener al menos dos de las tres hileras de teclas extendidas a los bordes laterales, y tener poco espacio vertical entre las filas de teclas.

"Estos elementos... son distintivos y sirven para identificar a BlackBerry como la fuente de los productos BlackBerry, señaló la parte acusadora, con base en Waterloo, Ontario, en la demanda.

Seacrest fundó Typo con el empresario Laurence Hallier en 2013. Hallier fue nombrado como el acusado, no así Seacrest. La compañía declinó comentar sobre la demanda legal. Typo2 está disponible para iPhone 5 y 5s por 79 dólares y para iPhone 6 por 99 dólares.

Los teclados físicos siguen siendo una parte característica de BlackBerry, incluso cuando la popularidad de la marca ha mermado desde que Apple lanzara el primer iPhone en 2007.