Acuerdo permitirá a Uber aumentar su presencia en NY

Uber se someterá a un estudio de cuatro meses sobre el impacto de sus autos en el tránsito y el medio ambiente
Chóferes de Uber protestaron en mayo pasado ante la propuesta de regularización del servicio en Nueva York
Chóferes de Uber protestaron en mayo pasado ante la propuesta de regularización del servicio en Nueva York (AP)

El servicio Uber, de taxis privados vía app, podrá seguir aumentando su presencia en las calles de la ciudad de Nueva York luego de alcanzar un acuerdo con el gobierno local.

Justo antes de que el Concejo de la Ciudad votara el jueves por una medida que hubiera limitado el número de autos Uber en las calles, el gobierno del alcalde Bill de Blasio anunció el miércoles por la noche que Uber accedió a participar en un estudio de cuatro meses sobre el impacto de sus autos en el tránsito de la ciudad y en el medio ambiente.

El acuerdo contrasta drásticamente con la iniciativa por la que votarán el jueves los concejales y que pide un límite de 1% al crecimiento de la empresa en la ciudad de Nueva York durante un estudio que duraría un año. Uber, con sede en San Francisco, se opone a cualquier restricción y la empresa y el ayuntamiento tuvieron duros intercambios en la última semana.

Bajo el acuerdo anunciado la noche del miércoles, la ciudad no limitará el crecimiento de Uber en esos cuatro meses. El gobernador, Andrew Cuomo, y un creciente número de funcionarios públicos que pedían que se retrasara la votación, aplaudieron el acuerdo. La presidenta del Concejo Municipal, Melissa Mark-Viverito, anunció que el estudio se aprobará el jueves pero ya no implicará limitar el número de vehículos.

El arreglo sorpresivo incluye también un compromiso para entregar mucho más datos a la ciudad sobre la ubicación y duración de los viajes. La empresa también aceptó iniciar charlas para hacer sus vehículos más accesibles a los discapacitados y contribuir a la enorme red de tránsito de la región.

"La empresa manifestó a la ciudad su disposición a asegurar que este no es un esfuerzo por inundar el mercado con drásticos incrementos en las tasas de crecimiento", dijo el vicealcalde Tony Shorris. "La empresa aceptó al final que lo que estamos pidiendo es tiempo".

"Estamos complacidos de que nuevos conductores serán libres de unirse en la industria y asociarse con Uber", dijo en un comunicado Josh Mohrer, director general de Uber NYC. "Juntos podemos construir un sistema de transporte todavía mejor y efectivo".

La empresa valuada en 40.000 millones de dólares se ha vuelto una fuerza dominante en las calles de Nueva York, despachando 25.000 unidades —en contraste con 100 de hace cuatro años— y comparado con los 13.000 emblemáticos taxis amarillos de la Gran Manzana.