Los videojuegos vuelven más sociables a los adolescentes

Jugar menos de una hora al día con videojuegos puede ayudar a que los jóvenes y niños sean más sociables, estables emocionalmente y estar más satisfechos con sus vidas, de acuerdo con un estudio.
Tres de cada cuatro adolescentes juegan a diario y aquellos que juegan más de tres horas al día se encuentran menos satisfechos con sus vida, de acuerdo con los resultados del estudio.
Tres de cada cuatro adolescentes juegan a diario y aquellos que juegan más de tres horas al día se encuentran menos satisfechos con sus vida, de acuerdo con los resultados del estudio. (Shutterstock)

Ciudad de México

El desarrollo de los niños podría ser favorecido por el uso de videojuegos, según un estudio realizado por la Universidad de Oxford.

De acuerdo con los resultados, jugar menos de una hora al día podría tener un impacto positivo y contribuir a que los jóvenes y niños sean más equilibrados, estables y con mejor conducta.

El psicólogo Andrew Przybylski, quien dirigió el estudio de la Universidad,  trabajó con 5 mil jóvenes, hombres y mujeres, de entre los 10 y los 15 años. A través de entrevistas, indagó sobre su nivel de uso de videojuegos en un día de escuela y les pidió calificar ciertos factores de satisfacción en sus vidas: relación con sus amistades y familiares, qué tan solidarios son con otros, sus niveles de hiperactividad, entre otros.

Las respuestas de todos los chicos –incluyendo a los que no juegan-  se combinaron para evaluar su equilibrio psicológico y social.

Los ingleses descubrieron que tres de cada cuatro adolescentes juegan a diario y que aquellos que juegan más de tres horas al día se encuentran menos satisfechos con sus vidas y no son tan estables como los que lo hacen por cortos periodos.

Se cree que esto podría ser debido a que se pierden de otras actividades enriquecedoras y, posiblemente, se exponen a contenido inapropiado diseñado para adultos. Mientras tanto, en comparación con los no-jugadores y los que jugaron con mucha frecuencia, los que utilizaron consolas por menos de una hora (se estima que menos de un tercio de su tiempo libre al día), son más sociables, menos hiperactivos, muestran mayor estabilidad emocional y fueron los más propensos a decir que estaban satisfechos con sus vidas.

Sin embargo, el autor del estudio publicado en la revista Pediatrics, asegura que aunque el efecto del uso de consolas es estadísticamente significativo en el comportamiento de los jóvenes, factores como las relaciones familiares, los amigos y la comunidad tienen un efecto mayor.  Por ello, todas estas variantes deben ser estudiadas a fondo para conocer el alcance de su influencia juntos con el uso de juegos.

"Estos resultados apoyan a los recientes experimentos en laboratorio que han identificado los aspectos negativos de los juegos electrónicos. Sin embargo, los altos niveles de uso de consolas parecen estar débilmente vinculado a problemas de conducta de los niños en el mundo real”, dice Przybylski.