Balenciaga, Carven, Balmain y Nina Ricci en París

Alexander Wang, Guillaume Henry, Olivier Rousteing y Peter Copping se dieron cita en las pasarelas de París con versiones muy variadas de la elegancia francesa en el prêt-à-porter.

París

Balenciaga, Carven, Balmain y Nina Ricci se dieron cita este jueves en las pasarelas de París con versiones muy variadas de la elegancia francesa en el prêt-à-porter para el otoño-invierno próximos.


Balenciaga: Wang impone su estilo

Niño mimado de los fashionistas de Nueva York, Alexander Wang presentó su tercera colección para Balenciaga. "Tomé como punto de partida el pulóver, que está bastante ausente de los archivos de Balenciaga", explicó a la AFP Alexander Wang. "Casi todos los looks incluyen tejido, aunque sea bordado o estampado", agrega. El creador está imponiendo cada vez más su propio estilo a la casa del legendario diseñador vasco Cristóbal Balenciaga.

Las primera siluetas recuerdan el trabajo de Wang para su propia marca. Los cortes son sin embargo definitivamente Balenciaga, sobre todo los inconfundibles hombros redondeados y voluminosos, aunque con un toque más callejero. Los primeros tapados llevan cierres en las mangas y están recubiertos de piel: sirven a la vez de capucha y para mantener al calor las manos. El desfile es colorido, con tonos rosa, azul, rojo y hasta un montgomery amarillo.

Luego llegan siluetas de una gran elegancia. Una falda negra asimétrica se lleva con un pulóver gris corto y pegado al cuerpo, todo muy redondeado. La modelo brasileña Gisele Bündchen, figura poco frecuente en las pasarelas, cierra el desfile: conjunto con pantalón gris oscuro satinado y hombros recubiertos de tejido gris, engalanado con piedras brillantes. "Es moderno. Hay una fidelidad a la marca que me gusta mucho", dijo entusiasmado el presidente del grupo de lujo Kering (al que pertenece Balenciaga), François-Henri Pinault, que asistió en primera fila junto a Anna Wintour, de Vogue Estados Unidos y de la francesa Carine Roitfeld.

 

El éxito de Guillaume Henry en Carven

"Magnífico", "formidable", se escuchó decir tras el desfile. Guillaume Henry tiene cada vez más éxito con Carven, cuyo desfile se ha vuelto una cita ineludible en la semana de la moda parisina.

"La mujer Carven es definitivamente femenina", explica el creador tras el desfile. "Tiene chic, es fresca, encantadora" y en esta colección "tal vez un poco menos princesa".

Osa la minifalda, con botas que llegan a la mitad del muslo, muy anchas. "Estas botas reemplazan casi al pantalón", destaca Guillaume Henri. La ropa es pegada al cuerpo. "La silueta es una 'I', explica. No hay hombros acentuados en Carven, contrariamente a muchos otros.

También hay figuras alargadas, como una falda con tajo sobre el muslo. "Es muy años 40", explica Guillaume Henry, que dijo haber hallado inspiración en el trabajo del fotógrafo Erwin Blumenfeld.

 

Sexy en tela militar con Balmain

La primera modelo llega con tacones altos, en un conjunto color kaki estilo uniforme de soldado, acompañado por un saco de cuero en los mismos tonos, amplio pero ajustado a nivel de la cintura.

La mujer de Balmain es segura de sí misma, de su cuerpo y parece no temerle a nada ni a nadie. Aún con falda parece una combatiente. El creador Olivier Rousteing osó incluso unas faldas plisadas que hacen pensar en un gladiador.

Se asocia sin vacilaciones el leopardo al azul marino. Dominan el negro y el kaki, pero hay siluetas amarillas y naranja que dan un toque de energía a la colección.

La cantante Rihanna llegó tarde al desfile, pero pudo felicitar a su admirado Olivier Rousteing al final en los pasillos. Y posó para las fotos.

 

La elegancia despreocupada de Nina Ricci

Peter Copping confirmó con su colección el lugar que recuperó la casa Nina Ricci como exponente de la elegancia francesa: muy femenina, bien cortada y al mismo tiempo con un toque sutilmente despreocupado, que los franceses llaman "nonchalance".

Hubo estampados con flores, en particular lirios, presentes sin importar que sea la estación fría. También hay transparencias para los trajes de noche, un elemento presente en varios desfiles de la temporada.

Y a la hora de vislumbrar tendencias, hay una gama de tonos que hace casi unanimidad de los diseñadores: el amaranto, bordó, púrpura, violáceo, ciruela o borra de vino. Con cualquiera de sus matices, se estará en la tendencia.