Armani cierra Semana de la Moda en Milán

Tras seis días de desfiles en Milán, Giorgio Armani cerró con una pasarela donde presentó una mujer sencilla pero elegante, de grises claros y oscuros a los que se unió el verde lima.

Roma

El rey de la aguja italiana Giorgio Armani, de 79 años, fue el encargado de cerrar hoy la Semana de la Moda femenina de Milán cuyos diseños sorprendieron por la gran habilidad de teñir la franela, el tejido estrella para la próxima colección, de grises claros y oscuros a los que se unió el verde lima.

Armani presentó una mujer sencilla pero elegante, que viste durante el día chaquetones o cazadoras cortas pintadas de un gris oscuro, y que se difumina para convertirse en un gris perla que ilumina la prenda.

Sólo el tono ácido que proporcionó el verde lima, y que causó una gran sorpresa en el público, rompió la totalidad de los negros y los grises.

Los pantalones anchos hasta el tobillo recogidos con grandes pinzas también protagonizaron el desfile de esta casa italiana en el último día de la Semana de la Moda.

La colección para la próxima temporada también se detuvo en los diseños para la noche, y así los vestidos largos palabra de honor o con escotes vertiginosos con estampados nutridos de verde, negro y gris o vestidos bicolor fueron los encargados de poner la nota de distinción en el desfile.

Las perlas que revistieron los infinitos vestidos y los complementos tampoco faltaron en la cita de hoy.

Las botas, siempre teñidas del omnipresente negro, combinaban a la perfección con los pantalones tobilleros.

Sin embargo, para los vestidos, la casa de moda prefirió los zapatos terminados en punta y acharolados y sin un tacón excesivo.

El desfile del veterano diseñador no estuvo exento de polémica pues Armani denunció la ausencia de la directora de la revista Vogue América, Anna Wintour, durante la última jornada e instó a todos los modistas a unirse contra esta gran ausencia.

Otros de los encargados de cerrar esta edición fueron los gemelos canadienses Dean y Dan Caten, las cabezas artísticas de DSquared2, que plasmó a la perfección el espíritu cosmopolita, el buque insignia de esta línea de moda.

Desde minivestidos de corte recto propios de la década de los sesenta, hasta abrigos-capas y vistosos sombreros de fieltro tipo casco, se sucedieron en la pasarela.

Un toque andrógino sobrevoló esta colección en la que no faltaron tampoco estampados animales, pieles de pitón y plumas.

Los colores vivos e intensos se combinaron en los conjuntos de una colección muy ecléctica, aunque el beige, negro absoluto y blanco también hicieron gala en el desfile.

Tras seis días de desfiles, la Semana de la Moda femenina de Milán cerró hoy su pasarela para ser relevada el próximo 25 de febrero por la Semana de la Moda de París.