ENTREVISTA | POR CRISTINA CALVO

Alberto Cortez Cantautor

El cantautor Alberto Cortez confiesa que ama México y lo que más le gusta es el guacamole.

Mis viajes a Argentina y México

De Acapulco, Cortez recuerda el Hotel Las Brisas.
De Acapulco, Cortez recuerda el Hotel Las Brisas.

Ciudad de México

Uno de los viajes más emotivos de mi vida, fue el que hice a Argentina, mi ciudad natal, después de pasar muchos años lejos de mi patria.

Fue un viaje que hice desde la ciudad deMéxico a Buenos Aires, y en la distancia las cosas se agigantan; es decir, uno piensa que la casa donde nació es mucho más grande de lo que realmente es, que la avenida con la que uno tuvo algún tipo de relación es mucho más grande.

Venía de México de una gira muy brillante, muy bonita, y tomamos el avión y la primera escala fue en Colombia, en Bogotá. De ahí salimos a Lima y de ahí a Buenos Aires, pero en el último tramo del viaje ya no me podía contener: no podía estar sentado en el asiento del avión, estaba totalmente absorto por la emoción del regreso. Al lado mío iba mi esposa, quien soportó todo el viaje y me ayudó a superar esa emoción de volver.

Cuando uno regresa así a los sitios, piensa:“¿se acordarán de mí?, ¿sabrán quién soy?, ¿cómo serán las cosas?” Y se encuentra con un mundo distinto a lo que uno pensaba. A pesar de llevarlo en la memoria y en el corazón, todo me resultó nuevo: Buenos Aires me pareció una ciudad totalmente diferente a la que yo dejé 10 años atrás.

 

Los sabores de México

Otro de los lugares entrañables que he visitado es sin duda México. Todas las veces que he viajado a ese país me quedo con un sabor de boca maravilloso, pero el último que hice tuve un problema de salud bastante grave y estuve al borde de la muerte. Entonces, cuando salí de México miré todo aquello con la emoción que uno siente cuando puede mirar las cosasque piensa que ya no volverá a ver. Me quedé con una imagen del México que siempre he querido y que siempre he admirado.

Lo que más me gusta de la comida mexicana es su guacamole, soy muy taquero. La comida mexicana en general me encanta.

México es tan largo, tan importante y tan grande en materia de lugares para visitar: desde Puerto Escondido hasta Acapulco. Ahí recuerdo el Hotel Las Brisas, que es una especie de mito maravilloso, y qué sé yo: Guadalajara, Monterrey, Tijuana, Ciudad Juárez, Chihuahua. Son tantoslugares a los que he ido y que me han encantado, y en todos he tenido la suerte de que el público me reciba amorosamente. Y ni hablar de las playas: todo lo que rodea a Cancún, las playas del Golfo de México, que son extraordinarias en todos los sentidos, y la Isla del Padre, que es una delicia. ¡Amo a México!