Los pros y contras de las apps de email

Los usuarios de Android y iOS pueden elegir entre un gran número de programas alternativos, mientras que los de Windows Phone sólo cuentan con el software de correo electrónico incorporado.
Una ventaja de las apps alternativas es que los usuarios pueden controlar los derechos de acceso al sistema antes de la instalación.
Una ventaja de las apps alternativas es que los usuarios pueden controlar los derechos de acceso al sistema antes de la instalación. (DPA)

Un smartphone sin correo electrónico es inconcebible. Todos los sistemas operativos usuales incluyen esta función. El usuario sólo tiene que introducir sus datos y ya está. Sin embargo, en las tiendas de aplicaciones hay muchas alternativas que los principiantes, generalmente, no necesitan. "Las aplicaciones integradas son totalmente suficientes cuando el uso del email móvil es normal", dice Jo Bager, quien ha sometido a prueba varias apps para email por encargo de la revista alemana de computación "c't".

Athanassios Kaliudis, redactor de la revista "Connect", también considera suficientes las soluciones preinstaladas. "La ventaja de las apps integradas es que están perfectamente adaptadas al sistema operativo", explica Kaliudis.

Según el redactor, una muy buena solución es el llamado hub en la versión actual del sistema operativo Blackberry: con una sola mirada se pueden ver los emails, noticias o entradas de calendario. Igualmente cómodo es Windows Phone. El sistema operativo de Microsoft integra varias cuentas, también de redes sociales como Twitter y Facebook. Las apps para el correo electrónico de Android y iOS no ofrecen tantas funciones y posibilidades de interconexión. Aun así, hacen un buen trabajo, en opinión de los expertos.

La defensora de los consumidores Friederike Wagner también reconoce las ventajas de las apps preinstaladas: "El consumidor puede empezar a trabajar con el nuevo smartphone sin la necesidad de hacer descargas y las consecuentes búsquedas, que pueden traer consigo costes", dice Wagner.

Sin embargo, la defensora de los consumidores también señala las desventajas: como las apps no se pueden eliminar, o sólo difícilmente, ocupan memoria. "Peor aún: el consumidor no sabe a base de qué criterios fueron seleccionadas y cuáles son los estándares de seguridad y los ajustes internos".

Los usuarios que consideran demasiado limitadas las apps preinstaladas pueden elegir en Android y iOS entre un gran número de programas alternativos. En  cambio, los usuarios de Windows Phone tienen que contentarse con el software de email incorporado, dice Bager. El redactor de "c't" propone para iOS el programa AltaMail, que permite seleccionar los mensajes electrónicos o establecer reglas de filtrado, por ejemplo. El programa cuesta poco menos de cinco euros. Otra alternativa es Multo, una aplicación gratuita que está disponible para iPads y tabletas Android.

Los usuarios de Android también pueden usar el programa gratuito MailDroid. Según Bager, esta app coopera muy bien con servidores web, por lo que es sobre todo apropiada para el uso profesional. Para el uso empresarial también es adecuada la app gratuita TouchDown para iOS y Android. "El programa es un especialista para servidores web", dice Bager.

Los emails se pueden encriptar con las apps para Android K-9 Mail y Kaiten Mail, siempre que el smartphone tenga también instalado el software APG. K-9 y APG son gratis, mientras que Kaiten cuesta poco menos de cuatro euros.

Sin embargo, "ninguna de las apps móviles puede competir con los programas de correo electrónico en la computadora personal", dice Bager, porque "el nivel de seguridad no es igual". Por otra parte, una ventaja de las apps alternativas es que los usuarios pueden controlar los derechos de acceso al sistema antes de la instalación. El software estándar no tiene esta función.