Los 110 mil millones de rublos de los Bolcheviques

Para controlar el caos económico en la Rusia ex imperial por la Guerra y la Revolución, se puso en circulación el dinero. España compraba algodón a manos llenas, pues no sabía si EU los vetaría.
Siempre se mostraban las "hazañas" de los cañones germanos, a quienes gustaba atacar en las aldeas francesas.
Siempre se mostraban las "hazañas" de los cañones germanos, a quienes gustaba atacar en las aldeas francesas. (Cecilia Rojas)

Torreón, Coahuila

Los bolcheviques no sabían lo que hacían y pusieron en circulación en la Rusia ex imperial 110 mil millones de rublos en papel moneda, en un intento de controlar el caos que tenían, porque seguían en la guerra, pero también con su propia Revolución.

Usuarios de los tranvías estaban hasta el queque de la corrupción en las oficinas de la Superintendencia.

Entre otras linduras, se quejaban amargamente de que los alrededores eran un asqueroso baño público y olía bien feo.

El algodón se había convertido en un problema grande derivado de la guerra. EU aún no decía si España estaba en la lista de países a los que no se iba a exportar, pero los ibéricos hicieron compras de pánico de la fibra.

Continuaba la promoción de la zapatería "El Águila", que prometía mil pesotes oro al que llevase unos zapatos más buenos que los de la marca Edwin Clapp.

Acá no convenía, porque sin dudas, iba a haber repercusiones y nunca eran buenas.

Francisco Cristerna llegó a Torreón. Era un fino pianista capitalino, egresado del Conservatorio Nacional de Música y Declamación, que llegó con afanes de fundar una escuela de musical.

Desde entonces andábamos con eso. Además, iba a deleitar los oídos laguneros con unos conciertos.

Otras sinfonías, pero macabras, tronaban en los campos de batalla con los fragores de cañones y bombarderos.

Siempre se mostraban las "hazañas" de los cañones germanos, a quienes gustaba atacar en las aldeas francesas, que quedaban destruidas.

Los mandos de los ejércitos tenían que lidiar con mucho. Pero eran en general personas versadas en los artes guerreros.

Francia andaba muy manis con los gringos y anunciaba condecoraciones para sus generales y líderes.

La caricatura editorial del extranjero mostraba una garra con afiladas uñas que era de Italia y atacaba a un pájaro con dos cabezas coronadas (Austria) al que le daba tremenda desplumada.

Es que los ejércitos italianos ya le estaban entrando rudo al combate.