¡Loor y Gloria a la Heroica República Francesa!

En comemoración del aniversario de la Revolución gala, La Opinión publicó 8 colimnas relativas al acontecimiento. El Presidente Raymond Poincaré y el militar Franchet D´Sprey fueron reconocidos.
También como un guiño a los franceses, se publicaron en La Opinión las fotos de los líderes militares galos.
También como un guiño a los franceses, se publicaron en La Opinión las fotos de los líderes militares galos. (Cecilia Rojas)

Torreón, Coahuila

"¡Loor y Gloria a la Heroica República Francesa!" era el encabezado a 8 columnas que se publicó al aniversario de tal gesta. De aquella que cambió al mundo para siempre.

La colonia francesa armó tremenda pachanga en La Laguna para la conmemoración y el gran héroe de la película de entonces, era el Presidente galo Raymond Poincaré.

Gran figura histórica, muy joven, pero señor y formal. Hasta hubieron juegos olímpicos en la Alameda.

Parte de la fiesta fue la proyección de la película "Por la Libertad del Mundo" en el Cine Imperio. El argumento se basaba en parte en la guerra que corría por Europa y el mundo. Se informó que en Constantinopla, hoy Estambul, hubo una brutal lluvia de bombas.

Por cierto que las entradas iban a la Casa de Beneficencia de Torreón y además, a los huérfanos de guerra de Bélgica. Un acontecimiento cinematográfico.

En la sección de sociales, bueno, en un par de párrafos, se daba cuenta del matrimonio entre Miguel A. Vidal y la señorita Esther Hagelsiel, acontecimiento que tuvo una concurrencia selecta y numerosa. ¿Sí se podrán las dos cosas a la vez?

También como un guiño a los franceses, se publicaron en La Opinión las fotos de los líderes militares galos.

Uno de los más grandes era Franchet D´Sprey que estaba a cargo de las tropas en Salónica, en Grecia.

O el mariscal Jofree, a quien ya le decían en su tierra francesa "El Héroe del Marne", en épica batalla librada en aquellos lares, en contra de los temidos alemanes.

Y bueno, entre los muchos artículos que faltaban en México, estaba el papel. No había al menos para imprimir el diario y en lo que se consiguió una dotación, nuestra Opinión se imprimió en cuatro páginas llenas de valiosa información. Naturalmente, se dio aviso a los lectores.