Terror en las trincheras con el gas mostaza germano

Alemania contraatacaba a las tropas francesas y gringas con elementos químicos, que destanteaban a cualquiera. Los nipones llegaban a tierras rusas por el Pacífico y eran tachados de bandidos armados.
En la caricatura del extranjero, se veía el barco "Lusitania" a punto de tragarse al empeorador Guillermo.
En la caricatura del extranjero, se veía el barco "Lusitania" a punto de tragarse al empeorador Guillermo. (Cecilia Rojas)

Torreón, Coahuila

Entre las muchas gavillas de equivocados que andaban por La Laguna, estaba la del infidente Alberto Salazar, que se rindió incondicionalmente con todo y su gente, ante el gobierno carrancista.

Ya los habían puesto pintos en la batalla de la Soledad y para curarse, vino a Torreón.

Los de salubridad estuvieron recogiendo toda la leche asquerosa adulterada gracias a que La Opinión estuvo a duro y dale con eso.

Se les ocurrió a los señores funcionarios ser buenos y "donar" esos litros a la casa de beneficencia, que se envenenaran las pobres criaturas abandonadas, total. Así que estuvo peor el remedio.

Son maravillosas las fotos de entonces. Aún se vestían los hombres elegantes con sombrero de copa, como el duque de Devonshire, que pasó revista a tropas gringas que estaban en Canadá, soldados que hasta se cuadraron ante la bandera británica, por lo que fueron muy aplaudidos.

Francia ya estaba medio tranquila y aún iban por sus calles soldados de los Estados Unidos, pero ya iban también muy calmaditos y muchos hasta desarmados. Por otro lado, las trincheras en los frentes seguían llenas de muerte.

En la caricatura del extranjero, se veía el barco "Lusitania" a punto de tragarse al empeorador Guillermo.

Tropas niponas andaban allá por las costas del Pacífico siberiano y eran calificadas de bandidos armados.

Si, empeorador, el pobre no supo lo que hacía. Cabe recordar que ante el hundimiento de ese barco famoso, lleno de civiles, los EU entraron a la guerra.

Por cierto que se armó un pequeño escándalo porque en playas de la Baja California, se vio un barco alemán y ya andaban todos siscados acá en México.

Llegaban noticias de que los alemanes estaban usando gases asfixiantes para combatir. Entre estos el famoso, terrible y muy malo, gas mostaza.

No era novedad, porque tenían 4 años usándolos y experimentando. Pero sí era novedad saberlo, porque esos gases fueron devastadores.

Rusia soviet decretó el amor libre bajo auspicios comunistas, y pues ¿cómo? Eso era irse derecho a la degradación y al infierno.

Y el hecho de que las mujeres occidentales estuvieran taaaan felices, era prueba de que el trato era igualitario. Saz culebras.

Tropas niponas andaban allá por las costas del Pacífico siberiano y eran calificadas de bandidos armados.

Causaban temor por que aparte de que eran muy jijos, se temía una invasión total a Rusia, que era considerada amiguis y de ahí, sabía Dios.

Entre las enfermedades populares de la época, estaban las hemorroides y el Dr. A.E. de Casa Pater, prometía cura sin dolor de esos furúnculos ubicados en salva sea la parte y sin operación.