Sobre el cuidado personal en 1917

Con la llegada del siglo XX comenzó a crecer la importancia por la moda. Las tendencias francesas llegaban al país con los tacones para damas, o zapatos marca Walkover para caballeros.
En "Peluquería La Elegancia", aseguraban que la limpieza era el lema de la casa.
En "Peluquería La Elegancia", aseguraban que la limpieza era el lema de la casa. (Cecilia Rojas)

Torreón, Coahuila

Aunque siempre ha sido preocupante para el ser humano su aspecto, fue en el siglo XX cuando se intensificó la estética, que ha evolucionado a niveles inverosímiles hasta la fecha.

Parte de este cuidado personal, era el calzado. 

Para las damas, estaba de moda el tacón francés, en elegantes botines abotonados en blanco y negro.

La "Zapatería El Águila" anunciaba en Torreón la llegada de modelos de la marca Walkover.

En esa época comenzó una revolución en la vestimenta femenina, marcada por la guerra mundial.

Esto permitía que una falda un poco más arriba del tobillo mostrara un lindo par de elegantes zapatos.

Aunque las clases populares en La Laguna aún vestían a la usanza más sencilla, muy en la tradición mexicana, con faldas amplias, trenzas largas y blusas, porque pocos podían pagar semejantes lujos en plena Revolución.

Otro lujo era tener un baño en casa. Por ejemplo "Baños Las Delicias" ofrecía sus servicios, igual que la gran "Peluquería La Elegancia", donde aseguraban que la limpieza era el lema de la casa.

Y si de elegancia de la época hablamos, está la foto del actor César Sánchez, quien tenía su propia compañía actoral, que se presentó en Torreón en septiembre de 1917.