La muerte 'inundó' los ríos de Italia

Los cuerpos de soldados austriacos, caídos en batalla, aparecieron flotando en el Piave, una horrible impresión hasta para los de corazón más duro. En La Laguna, se gestaba una huelga ferrocarrilera.
Se publicaban ocasionalmente algunos chistoretes, como en la sección esporádica "Para Vacilar".
Se publicaban ocasionalmente algunos chistoretes, como en la sección esporádica "Para Vacilar". (Cecilia Rojas)

Torreón, Coahuila

Empleados del Ferrocarril Eléctrico amagaban con huelga. El susodicho era el famoso tranvía y los trabajadores pedían aumento salarial.

Todavía se podían hacer esas cosas de las huelgas y obtener resultados.

Del viejo continente muchas personas vinieron a América. Hay que recordar a los llamados "Fundadores" de esta región.

Entre ellos estaba la colonia francesa y La Laguna festejaba con bombo y platillo la Revolución gala, con anticipación y toda la cosa. Bien preciosas las fiestas.

Aparte que acá no somos pachangueros casi. Distinguidas damas y caballeros lerdenses, igual de que los actuales, habían dado la nota artística a nuestro periódico, pues hubo una velada cómico-mágico-musical, donde estuvo la pura 'creme de la creme'.

La humanidad ha estado unida a los ríos y cuerpos de agua. Así que ver aparecer millares de cadáveres en las aguas del río Piave en Italia, fue una conmoción hasta para los más curtidos.

La belleza masculina de aquellos años era como la de Homero Adams, tal como da cuenta la foto del barítono Ángel de León, que se presentaba en el Teatro Carpa del Cine Pathé.

Eran cuerpos de soldados austriacos, caídos en desiguales batallas, pues esos pobres estaban ya cansados y abatidos, mientras la soldadera yanqui era en su mayoría de novatos con toda la fuerza de la juventud y de las ideas.

A Alemania llegó el hambre. Colonia y Manheim se declararon de brazos caídos al grito de "queremos pan". Ante eso, hay pocos argumentos que valgan como para seguir luchando.

Y eso que muchos de los desmanes de los ejércitos teutones, eran desconocidos por ciudadanos que no habían ido combatir.

Aparte de acabar con miles de vidas, también "tronaron" imponentes monumentos, como la Catedral de Reims, joya gótica del siglo XIII que ya ha sido reconstruida, pero que también aguantó embates en la segunda guerra.

Las 'súper stars' de entonces eran los comandantes gringos. Hay una histórica foto donde el comandante de la Marina, una de las divisiones de las fuerzas armadas, presenta a sus tropas con el glorioso general Pershing. Ellos sí se metían al combate, al igual que los mandos de los enemigos.

Se publicaban ocasionalmente algunos chistoretes, como en la sección esporádica "Para Vacilar", donde venía uno muy bueno sobre un pintor que era bien borrachote, que pintaba de la fregada, pero era buen "copista".

Tal vez por las muchas copas que se tragaba; también que el interfecto ya se estaba haciendo "cubista" por que iba a tomar puras "cubas".